El Sommelier que siempre quiere aprender - Editorial LetrAAS

Por Matías Prezioso. 

La realización de las primeras Jornadas de Agricultura Sustentable fue un desafío clave para la AAS porque representa el evento de capacitación para socios más importante del semestre. Surgió desde las entrañas de nuestra asociación, es decir, de las necesidades propias de los sommeliers buscando profundizar en temáticas importantes con los profesionales más relevantes. Estas Jornadas nos permitieron capacitar a nuestros profesionales, así como también generar un entorno en el que ellos interactuaran con enólogos, agrónomos, bodegueros y periodistas para brindar un material teórico-práctico de gran solidez, intercambiando impresiones y puntos de vista diversos. Éste ha sido el puntapié para muchos que buscamos siempre aprender más y profundizar en un tema sumamente actual, y para nuestra asociación para seguir generando estos marcos de encuentro con quienes permiten que nuestra profesión pueda enriquecerse.

El interés por las prácticas orgánicas y biodinámicas viene de larga data, aunque ha tomado especial relevancia en los últimos tiempos a nivel mundial y Argentina no ha sido la excepción. Hoy, cada día más, empiezan a verse etiquetas con los términos “natural”, “orgánico” y “biodinámico”, entre otros tantos conceptos que hacen referencia a algo que muchos no terminan de entender si se refiere más a un cuidado de la naturaleza, un proceso más sano en la elaboración del vino, ambas cosas, o ninguna de ellas. Por eso, nos parecía importante gestar un marco para que este tema, del que mucho se habla pero poco se sabe de forma fehaciente en nuestro país, fuera explicado y discutido con seriedad, con análisis profundos por profesionales expertos en la materia.

Los resultados de estas jornadas fueron más que sorprendentes para todos. Los sommeliers se llevaron una visión más acabada y completa de lo que implica la sustentabilidad en sí, entendiendo en profundidad las dificultades que se plantean en el trabajo diario desde la postura de quien parado en una finca debe poder contemplar miles de factores naturales que afectan directamente al resultado final, sea éste un vino, aceite de oliva u otro tipo de alimento. Agua, hormigas, cochinilla, sales, compost, preparados y otros términos poco escuchados hasta entonces que hoy, después de las jornadas, tienen realmente un significado y una importancia diferentes.

Toda teoría es buena y constructiva, pero sin la práctica muchas veces queda diluida, y las bodegas que acompañaron esta actividad desempeñaron también un papel clave al afianzar conceptos. Ellas permitieron que las ideas tomaran dimensiones verdaderas, sólidas, y se vieran cristalizadas en las escenas del trabajo de campo.

En la búsqueda constante por profesionalizar a los sommeliers, la realización del seminario y las visitas a las bodegas tenían por objetivo llevar esta temática a un nivel más profundo de análisis, y entendemos que se ha logrado. Apostar por esta clase de actividades es fundamental para el crecimiento de la profesión, y la AAS seguirá avanzando en este sentido.

Social Links