Un menú de otoño con el arte como protagonista


Fiel a su espíritu de acompañar con su gastronomía los momentos de la naturaleza, Rosell Boher Lodge presentó su nuevo menú de otoño. Esta vez, la propuesta tiene un plus, de la mano del proyecto Mendoza Cuisine & Art, que propone la intervención artística de los platos y una exposición permanente de obras a cargo de tres artistas mendocinas.

“Mendoza Cuisine & Art, es la síntesis perfecta de lo que para nosotros es el arte, tanto en un cuadro como en un plato”, señala Alejandra Gil Posleman, gerente del Lodge.”Por eso imaginamos este encuentro en el que los artistas, además de exponer sus obras, intervienen también en la mise en place del menú de otoño. Y así como la propuesta gastronómica se renueva ofreciendo lo mejor de cada temporada, también participarán nuevos artistas mendocinos, cada uno con su impronta”. 

Las artistas encargadas de acompañar esta primera edición son Cecilia Prato, Mariana Trípoli y Ana Chaveros, con curaduría de la gestora cultural Andrea Calderón. Y tanto los huéspedes que se alojen en el Lodge como quienes se acerquen al restaurante, podrán disfrutar de sus obras y su propuesta estética hasta el 15 de junio.   


Sabores cálidos y grandes vinos

El menú, a cargo del director gastronómico Matías Aldasoro, tiene a los hongos (en todas sus variedades, texturas y cocciones) como estrellas de la carta, representando al otoño. También, por supuesto, estarán presentes las carnes propias de la identidad mendocina, los quesos y los productos de la huerta. 

El primer paso está compuesto por una serie de snacks: pan al vapor relleno de chivo braseado; tarteleta de hongos, castañas de cajú y avellanas; cristal de papa y remolacha con tapenade y alcaparrón, y crocante de arroz inflado con brócoli, palta, albahaca y manzana. El segundo paso consta de carpaccio de portobello marinado en salsa teriyaki con macarrón relleno de crema de hongos de pino y aire de almendras; mientras que el tercero es trucha grillada sobre espinacas a la catalana, consomé de azafrán y kale crocante. En el cuarto paso aparece el carré de cordero, puré de membrillo especiado, ajíes dulces y picantes de la huerta, y chip de boniato. Y, finalmente -luego de una granita de botánicas autóctonas- llegan el quinto y sexto paso: pannacota de cabra, tuile de setas y tuna; y strudel tibio con helado de manzana y su crocante

El menú de seis pasos del mediodía puede estar acompañado de vinos Casa Boher y Gran Reserva, o sólo con Rosell Boher, transformándose en una experiencia maridada íntegramente con espumantes.

También hay disponibles opciones de 4 pasos, vegetarianas y descuentos especiales para mendocinos (20% de lunes a jueves en menú de 4 pasos). Por la noche la carta ofrece nuevas alternativas de entradas, principales y postres.

Social Links