Medio camino recorrido

El mes de julio es siempre un mes bisagra que por alguna razón nos motiva a hacer un balance, hacer un alto en la huella y ver qué está sucediendo, qué fue lo que logramos y tomar fuerzas para encarar lo que se viene    

La AAS arrancó el 2018 con muchos cambios, empezando por su imagen. Nos reunimos en febrero en el Gorriti Art Center para anunciar el nuevo logo que nos identifica. Una nueva imagen detrás de la cual hay una historia, aquella que contaron todos los que contribuyeron desde sus lugares a que la AAS sea lo que hoy todos conocemos. Y es que la fuerza renovada con la que hoy contamos se construye desde su historia, con la gente que empuja cambios, que es motivadora y que escucha a una nueva generación curiosa, ávida de conocimiento, que busca capacitarse y formarse porque ama su profesión y persigue la excelencia.

La sommellerie en el mundo está creando un nuevo orden y Argentina es protagonista central. Por eso, entender y crear condiciones para que el sommelier argentino sea un referente y se termine de consolidar como ese vínculo ineludible entre el productor y el consumidor son objetivos que la AAS lleva muy marcados. ¿Cómo logramos esto? Teniendo un contacto periódico y cercano con las bodegas que siempre nos apoyan en actividades de calidad, con sus enólogos y agrónomos acercando su conocimiento y dando degustaciones serias, completas y contundentes que brindan herramientas al sommelier. Actividades que se desarrollan tanto en Buenos Aires como en Mendoza, donde se suma el plus de tener asentadas las bodegas que les abren las puertas a los socios una y otra vez. Y así, entre degustaciones y bodegas llega abril, cuando Mendoza es la elegida para el Seminario de Agricultura Sustentable que en dos días combina una serie de charlas y una master class a cargo de expertos en la materia y que se cierra con visitas a bodegas y un trabajo de campo que permite a los socios que llevarse una visión más acabada de los vinos y aceites de oliva que nacen gracias a técnicas sustentables.

Pero Buenos Aires y Mendoza van quedando chicas para semejante crecimiento de la profesión a nivel nacional. Y en mayo la AAS desembarca en Rosario, una ciudad con sommeliers interesados también en crecer y perfeccionarse con los cuales empezamos a diseñar nuevas acciones localmente.

Y ese mismo mes los sommeliers argentinos levantan más alto que nunca la bandera argentina, acompañando desde el corazón al equipo nacional conformado por Martín Bruno y Valeria Gamper, segundo y cuarto puestos del concurso  ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas 2018 realizado en Montreal, Canadá.

Junio, un mes de festejos para el sommelier en todo el mundo. Las redes sociales de la AAS se inundan de saludos de sommeliers de todo el país y figuras internacionales, de grandes personajes representativos de la sommellerie mundial y de los profesionales de las bodegas que celebran la profesión porque hoy nos consideran parte fundamental de la cadena productiva. En junio los socios conocen su nueva credencial, esta vez digital, ágil, cómoda, simple, la cual pueden usar para obtener beneficios en cada vez más espacios gastronómicos de CABA, Mendoza y Neuquén.

Son seis meses de muchos logros en pos de hacer de la sommellerie argentina algo mejor cada día. Seguiremos con más actividades, sumando más establecimientos al plan de beneficios e incorporando vinotecas; llegando a Córdoba y a Patagonia; lanzando la primera edición en inglés de LetrAAS; y trabajando con las bodegas, empresas e instituciones que siempre nos apoyan para que esta segunda mitad del año nos encuentre superándonos constantemente.

Gracias a todos los equipos que integran la AAS por el esfuerzo y compromiso!

Gracias a las bodegas y productores porque sin ellos nuestra asociación ni profesión serían posibles!

Y gracias principalmente a los socios AAS por seguir construyendo una comunidad cada vez más pujante!

Social Links