Tres miradas sobre el Riesling


El 13 de marzo se celebra el Día Internacional del Riesling, variedad blanca que en Alemania es la más representativa de la industria vitivinícola pero en Argentina está presente en apenas 72 hectáreas. 

La superficie plantada con Riesling se encuentra principalmente desde el sector más austral de la región de Cuyo (en especial en la provincia de Mendoza) hasta el norte y centro de la Patagonia en las provincias de Neuquén, Río Negro, noroeste y centro de Chubut.

Luigi Bosca, Humberto Canale y Rutini son algunas de las bodegas que trabajan esta refinada cepa. Y sus respectivos enólogos recorren aquí sus enfoques personales sobre ella. 


Pablo Cúneo (Luigi Bosca)

“Los distintos estilos de Riesling son producto del impacto del clima y del suelo propio de cada terroir y del momento de la cosecha de la uva: muy tarde para vinos dulces, bien avanzado el invierno para vinos de hielo europeos, o muy temprano para vinos ligeros.

Cuando es joven, el Riesling de Alemania y Alsacia -dos de sus más famosos terruños- sobresale por sus aromas frescos e intensos que armonizan al envejecer, especialmente al pasar los diez años de guarda. En la Argentina y en Chile también existen ejemplares muy interesantes, aunque algunos tienden a ser maduros y sin la chispa ácida típica de los ejemplares europeos.

Nuestro Riesling fue plantado en Finca Los Nobles en el año 1965 a partir de cepas de vides seleccionadas; este viñedo situado en Las Compuertas, Luján de Cuyo, a 1.050 metros de altura, es un enclave ideal para esta uva blanca. La altura, el clima fresco y el suelo limoso y calcáreo, con grandes piedras blancas, ofrecen la combinación perfecta para resaltar sus cualidades a través de prácticas agroecológicas y biodinámicas. El resultado es un vino con carácter y personalidad, que representa fielmente nuestro terroir.

Esta variedad es muy especial para nosotros, ya que desde el año 1975 elaboramos un Riesling pionero en la Argentina, y que es sinónimo de orgullo para la familia Arizu. En este sentido, el Luigi Bosca Riesling se destaca por su color amarillo brillante con reflejos dorados y verdosos, limpios y brillantes. Sus aromas remiten a frutas tropicales y flores silvestres, con ciertas notas minerales que le aportan complejidad. En boca es vivaz y fluido, con buen cuerpo. De paladar franco y complejo, con tensión y un carácter floral que habla

de su tipicidad y su personalidad definida.

Por ser una variedad muy exigente en su elaboración, hay diversos secretos que el ingeniero Alberto Arizu (p) fue descubriendo a lo largo del tiempo y hoy guían nuestro trabajo para lograr que nuestro Riesling exprese su máximo potencial. Uno de ellos, es que es una variedad inflexible: Si en el viñedo no se realiza un trabajo muy preciso, no hay forma de modificar la estructura de la cepa, tiene que estar necesariamente bien formada en la vid. Por lo tanto, un correcto trabajo en la finca es aún más trascendental que la elaboración en bodega”.


Horacio Bibiloni (Humberto Canale)

“El Riesling que elaboramos en la bodega tiene las características típicas de los blancos que se elaboran en el Alto Valle de Río Negro: muchas frescura como consecuencia de la acidez natural que conservan los mostos por la gran amplitud térmica y noches frescas del lugar. El perfil de fruta, cuando el vino es joven, es de fruta blanca, damascos y durazno blanco. Es un perfil muy atractivo que, típicamente y como todos los Riesling, después de uno o dos años en botella se empieza a expresar con el descriptor típico de la cepa de aroma a petróleo. 

El viñedo de donde provienen las uvas es un parral que, como curiosidad es el único que tenemos en la bodega y fue plantado en 1937. El perfil de suelo es típico del Alto Valle: suelos aluviales profundos con poca materia orgánica, franco limosos con buen drenaje. Los viñedos así no son extremadamente vigorosos y se favorece la concentración de las uvas que vamos a vinificar. Ese perfil de suelo también le brinda notas minerales a los vinos como consecuencia de parte de la presencia de calcáreos. 

El viñedo, con más de 80 años, demanda programas de fertilización para mantenerlo equilibrado y con buena producción. La región es naturalmente muy sana, con baja incidencia de lluvia y vientos frecuentes, con lo que podemos esperar una madurez adecuada sin que se afecte el estado sanitario de las uvas. 

La elaboración del Riesling es reductiva: mantenemos el mosto al abrigo del oxígeno para favorecer que los precursores aromáticos presentes en las uvas, los terpenos típicos del Riesling, no se oxiden y se mantenga el perfil propio de la variedad. Queremos que tenga estructura, trabajando también sobre la complejidad y la elegancia del vino”.


Mariano Di Paola (Rutini)

“El Rutini Colección Riesling, primer exponente varietal de la uva en la bodega, es 100% elaborado con racimos seleccionados en el bonito paisaje de Tupungato (Alto Valle de Uco), con una crianza de cuatro meses en roble francés nuevo, de tostado liviano.

 Son viñas jóvenes constituidas por suelos pedregosos, de gran infiltración y por ello muy buen drenaje, que colaboran en lograr el equilibrio de cada vid, y poseen una extraordinaria sanidad. En este caso, la altitud promedio (1.000/1.200 msnm) beneficia a los viñedos creando un terroir con cerca de 20º C de amplitud térmica que otorga fortaleza a racimos más coloridos y con descriptores aromáticos bien definidos. 

El jardín aromático que asoma a la nariz con sus flores blancas frescas y secas, hierbas de montaña, heno, pimienta blanca, da paso enseguida a la apreciable expresión frutal, donde aparecen refrescantes notas cítricas -son dominantes- que amplían largamente su volumen, expresión y estructura en boca. Asimismo pueden encontrarse aromas a manzana verde damasco y maracuyá sumando una fina nota de miel.

Este Riesling tapiza el paladar de una etérea sequedad que recuerda, al final, el leve acento de la almendra. Se aprecia ciertos toques minerales, mientras la frutosidad se asoma con recuerdo a duraznos blancos y a peras combinadas con perfumes a tilo. El notable carácter seco, debido a la equilibrada acidez,  es de tal elegancia que cada sorbo de este gran blanco deleita como si se tratara del primero”.

Social Links