Avanzando hacia un futuro más sustentable


Continuando su meta de poner a la sustentabilidad como uno de los ejes de sus decisiones empresariales, Bodega Trivento anunció que, gracias al impacto de las acciones realizadas en los últimos años en ese sentido, acaba de encarar el desafío de adelantar su contrato voluntario de alcanzar cero emisiones netas para 2040 en lugar de 2050. 

La bodega mide sus emisiones de gases de efecto invernadero desde 2009, y en 2018 realizó la primera medición de la huella de carbono. De esta manera, se identificaron áreas clave de mejora y se implementaron programas de eficiencia energética que abarcan acciones como la instalación de un software para mapear los consumos, el apagado de luminarias y equipamientos cuando no están en uso y las inversiones en nuevos equipos.

“Ser sustentables está en nuestro ADN. Trabajamos intensamente para disminuir nuestras emisiones y lograr también la reducción de la dependencia de combustibles fósiles en un 50% dentro de las instalaciones de la bodega para 2025”, señala al respecto Mercedes Alvarez, subgerente de Sustentabilidad de Trivento.  

Así, profundizando el camino de la reducción de emisiones, en 2019 la compañía instaló una planta fotovoltáica de 4.800 m2 (918 paneles solares) que constituyó la mayor inversión en energía renovable de la industria vitivinícola en el país. Esta planta genera más de 505 MWh/año de energía limpia, que constituye cerca del 10% de la demanda eléctrica del predio.

Además, durante 2023 Trivento redujo su huella de carbono mediante la adquisición de Certificados de Energía Renovable (REC), que compensan el 100% de las emisiones de la energía eléctrica empleada en sus operaciones. 

Los REC son instrumentos de mercado que determinan los derechos de propiedad de atributos ambientales y sociales de la generación de 1 MWh (1000 kWh) de energía eléctrica renovable.

De esta manera, gracias a los avances alcanzados, el 2040 asoma como el año en que la empresa ya no tendrá emisiones netas, mejorando así en 10 años la meta inicial originalmente fijada para el 2050. 

El holding Concha y Toro, al que pertenece Trivento, redujo 35% sus emisiones en cinco años con cierre de 2022, la última medición verificada disponible. Así, la huella de carbono del holding es 53% menor que el promedio de la industria global. 

Social Links