Mendoza Michelin: gastronomía de bodegas para disfrutar


“Este galardón es el resultado del trabajo, la pasión y la excelencia que caracterizan a los restaurantes, bodegas, productores y trabajadores gastronómicos y vitivinícolas de nuestra provincia, que han sabido innovar y crecer de la mano del impulso público y privado. Significa un valioso aporte a la marca Mendoza, al posicionamiento de la provincia como destino turístico internacional de todo el año y a la competitividad bajo estándares internacionales, lo que se traduce en una oportunidad para generar más turismo, inversiones, desarrollo económico y empleo”. 

Con aquellas palabras pronunciadas en la ceremonia oficial, la ex ministra de Turismo de Mendoza Nora Vicario celebró las cuatro estrellas Michelin -y las tres estrellas verdes galardonadas por la misma guía- que los restaurantes de la provincia lograron en la primera edición que incluyó a Buenos Aires y Mendoza. 

Los restaurantes mendocinos que se llevaron Estrella Michelin fueron Zonda, Cocina de Paisaje (ubicado dentro de la bodega Lagarde), Casa Vigil, Brindillas y Azafrán. Casa Vigil y Zonda, además, se llevaron la estrella verde que premia la sustentabilidad, al igual que Riccitelli Bistró. 

Construido en contenedores, con una arquitectura sustentable, Riccitelli Bistro está encabezado por el chef Juan Ventureyra. Abasteciéndose con huerta propia, busca subrayar los sabores de temporada de la cocina local.  


Propuestas para explorar

Aunque no se llevaron estrella, también recibieron mención en la Guía Michelín varios restaurantes de bodegas mendocinas, como 5 Suelos (Durigutti Family Winemakers), Angélica Cocina Maestra (Catena), Espacio Trapiche, Osadía de Crear (Susana Balbo), Piedra Infinita (Zuccardi Valle de Uco), Quimera Bistró (Achával Ferrer) y el restaurante de la bodega Ruca Malen. En todos, claro, el vino es protagonista marcando el compás de la cocina. 

Ubicado en el corazón de Las Compuertas, 5 Suelos encara la cocina de estación con el cuidado esmero artesanal de la chef Patricia Courtois. Hay dos opciones para elegir: un menú de tres pasos a la carta y el Menú Historia de 14 pasos, un homenaje a la historia del vino en el mundo y a los 20 años de la bodega.

Angélica Cocina Maestra, mientras tanto, homenajea a la gastronomía mendocina con una mirada actual. La propuesta, a cargo del chef Iván Azar, propone un recorrido de pasos que comienza con pequeños bocados para ir pasando progresivamente a platos más potentes. 

En Espacio Trapiche, la cocina a cargo de Lucas Bustos mezcla carnes como el cordero, pesca y vegetales de huerta en una propuesta moderna organizada en menúes con distintos maridajes. 

Osadía de Crear, ofrece propuestas de 4 o 6 pasos con una estrecha conexión entre producto y técnica, lo que se ve reflejado en una gastronomía innovadora. Además, el restaurante sirve brunch y tardes de té.

En un impresionante entorno natural, Piedra Infinita propone un menú vibrante a cargo de Emiliano Gasque, con carnes, quesos, pescados, verduras y frutas de proximidad, coronado por un imperdible chuletón a las brasas.

Rodeada por viñedos en un entorno de finca, Quimera funciona de la mano de un joven equipo encabezado por Constanza Cerezo. Los platos ponen en el centro de la escena a los pequeños productores, trabajando con frutas y verduras del día, hortalizas de cultivo propio, quesos de La Linqueñita y vinagres de Alquería, entre otros productos. 

En Ruca Malen, los siete pasos del menú degustación fueron creados pensando expresamente en el acuerdo gastronómico. En una propuesta descontracturada, Mariano Gallego, el chef a cargo de la cocina, privilegia el uso preciso de la técnica, el respeto por el producto y el profundo cuidado por los detalles.

Social Links