Un rosado con alma italiana y corazón argentino


Desde su nacimiento, el foco de Bira -el proyecto vitivinícola encabezado por Federico Isgro y Santiago Bernasconi- fue el de elaborar vinos de corte de estilo italiano e impronta argentina con base en la cepa Sangiovese. 

Pero luego de una camada inicial de vinos tintos, decidieron ampliar su portfolio. Dos cosechas atrás nació su primer vino blanco, Bianco D’Uco, elaborado a base de Malvasía. Y ahora se suma el rosado Rosa Di Rosso, con Sangiovese y Syrah. 

El vino nace de viñas plantadas en 1970 en La Arboleda, Tupungato, y en 1965 en La Consulta. Es un vino sutil, complejo, pero a la vez elegantemente aromático, fresco y persistente. 

“Con el éxito que tuvo Bianco D’Uco siempre tuvimos en la cabeza con Santi hacer un rosado. Y probando uno de los componentes de nuestro vino Brunetto, un Sangiovese con una maceración muy cortita, siempre veíamos que tenía un potencial enorme para hacer un rosé de grandísima calidad. Y elegimos el Syrah porque es el compañero ideal en ese camino”, explica Isgro. 

“La elaboración es bastante sencilla. Es llegar con la uva al punto exacto de la acidez y la búsqueda, con un alcohol bastante bajo y mucha frescura”, agrega. “Y después hay un prensado directo muy rápido en prensa neumática. El sangiovese que es un 60% y el 40% de syrah se prensan por separado, y junto los mostos post-decantación en frío para el desborre natural y para que co-fermenten”. 

El vino permanece en tanques de acero inoxidable durante la fermentación y después vuelve al tanque durante cuatro meses con trabajo de borras finas para terminar de “engordarlo” en boca. De esta primera añada se elaboraron sólo 7500 botellas.

“La elaboración tiene que ver con lo que mamé trabajando en Italia, donde se hacía el famoso chiaretto del Véneto, que era un vino que disfrutaba mucho de elaborar y tomar”, agrega Isgro. “Es un vino que refleja el máximo potencial de cosechar a tiempo la uva, y lo demás era actuar rápido en bodega para tener el color adecuado y la frescura que lo caracteriza. Quisimos que Rosa Di Rosso fuera un vino rosado pálido con una nariz que te indica dulzura y pétalo de rosa, y la boca con frescura, acidez muy marcada y un final bastante láctico y frutilloso, que es la gran virtud de este vino”. 

Social Links