La legión argentina en Canadá

Por Matías Prezioso 

Aún están frescos los recuerdos del concurso Mejor Sommelier de las Américas 2018. Siguen brillando esas imágenes de alegría, tensión por momentos, abrazos intensos y tantos otros sentimientos que atravesaron la competencia más importante del continente. 


Entre esas imágenes tan contundentes, hay una que vimos todos, y que con el tiempo se convertirá en una postal histórica: la prueba de servicio de Martín Bruno en la final del certamen. Ese nivel memorable de Martín en el teatro Marie Gérin Lajoie de Montreal nos ilustra cómo se articula el concepto de progreso. De entender ese camino. Y lo que nos da orgullo es el camino de superación que realizó Martín y que nosotros desde la AAS buscamos apoyar.

 

Las miles de horas de estudio durante los meses previos; las largas jornadas de degustaciones a ciegas de vinos y espirituosas; la lectura incansable de noticias de apelaciones, cosechas y lanzamientos; tantos momentos resignando tiempo con la familia y amigos en pro de ser mejores profesionales… y de repente llega la excusa. Ese evento en donde puede demostrarse el conocimiento adquirido durante años, regalar una sonrisa a la hora de atender una mesa, intentar desnudar al vino lo máximo posible para arriesgar una región, variedad y añada. Experiencias que quedan sin dudas grabadas fuerte en el cajón de los grandes recuerdos.

 

Desde la AAS, uno de los pilares es apoyar a las nuevas generaciones de sommeliers. Así fue como en el último concurso Mejor Sommelier de Argentina 2017 participaron muchas caras nuevas, y esperamos que en cada nueva edición se sumen más. A raíz de ese concurso es que Martín Bruno y Valeria Gamper accedieron a la oportunidad de representar al país en Canadá. Ellos son apenas un reflejo de tantos sommeliers que día a día se capacitan para seguir comunicando el vino de la mejor forma, sabiendo que ya no alcanza con saber catar, sino que hay que profundizar en temas tan variados como enología, viticultura, geografía, servicio y cultura general.

 

El resultado nos ha dejado a todos orgullosos porque nuestros representantes siguen dejando alta la bandera de la sommellerie y el vino argentinos. Martín y Valeria desplegaron un conocimiento sorprendente en las distintas pruebas, y su nivel fue plasmado en los históricos Segundo y Cuarto puestos respectivamente.

 

Al tener la suerte de viajar junto con Valeria Mortara acompañando a nuestros sommeliers, se toma noción de la importancia de la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS) en el plano internacional. Gracias a grandes representantes de concursos pasados Flavia Rizutto, María Mendizábal, Agustina De Alba y Paz Levinson, quien se alzara con el título en Chile, 2015 –, referentes de la sommmelerie mundial como Andrés Rosberg, comunicadores que atravesaron las fronteras como Alejandro Iglesias, puede uno notar cómo los colegas de otros países miran con gran admiración a nuestros sommeliers. Un hecho fundamental ya que esto no sólo impacta en nuestra profesión, sino principalmente en el mundo del vino argentino en general.

 

Seguiremos incansablemente apoyando a la sommellerie argentina, cuyos logros y crecimiento son realmente contundentes teniendo en cuenta lo joven de la profesión en nuestro país. Estos pequeños grandes momentos que profesionales de la talla de Martín Bruno y Valeria Gamper nos regalan permiten dar visibilidad a un trabajo invisible no sólo de nuestra institución sino de cada sommelier que día a día comunica lo maravilloso del mundo del vino.

 

Así volvimos todos de Canadá, con una gran sonrisa. Y detrás de ese gesto de felicidad muchos pensamientos hacia adelante. Uno de ellos es que las grandes actuaciones de Martín y Valeria en este concurso continental inspiran y harán que tengamos muchos más jóvenes sommeliers inscriptos para el Concurso Mejor Sommelier de Argentina del año próximo.

  

Social Links