Relanzamiento de la línea Mendoza


Achával Ferrer, la bodega mendocina custodia de viñedos plantados en 1910, 1921 y 1950, invita a descubrir el nuevo diseño de la línea Mendoza imaginado para mantener la tradición de ofrecer grandes exponentes al país y al mundo.

Achával Ferrer Mendoza es la colección varietal que invita a iniciarse en el prestigioso mundo de la bodega. Con su elegancia y potencia, reconstruyen el mapa de la provincia de Mendoza dando a conocer la tipicidad de cada variedad en esta región.

“Para nosotros la línea Mendoza es la colección que toma a la uva como insignia. Buscamos que los varietales se expresen en su máxima potencia y dejen descubrir su origen resaltando las diferentes zonas de la provincia”, señala Gustavo Rearte, enólogo de la bodega.

La línea Mendoza está compuesta por cuatro varietales: Malbec 2020 (frutal, fresco y jugoso), Merlot 2019 (elegante, complejo y texturado), Cabernet Sauvignon 2019 (especiado, mineral y vibrante) y Cabernet Franc 2019 (aromático, expresivo y estructurado).

Estos cuatros varietales son criados en barricas de roble francés de 9 a 13 meses, dependiendo de las necesidades de cada uno de ellos. Luego, los vinos se estiban en botella y unos dos años más tarde, tras haber estado en custodia resguardados de las inclemencias, estos cuatro tesoros se revelan al mundo.

En esta ocasión, el cambio de cosecha se presenta con estética renovada. En sintonía con sus principios, Achával Ferrer vuelve a poner en valor la imagen que supo ser su insignia históricamente, su memorable presentación de líneas elegantes, sobria y despojada de información. Menos es más, y esta filosofía se aplica tanto en el viñedo como en el diseño.

De esta forma, Achával Ferrer anuncia una nueva cosecha de la línea Mendoza y lo hace con un atractivo muy especial: en la forma de un diamante, simbolizando ese objeto de deseo que desea alcanzar.

Social Links