Dos visitas, más Beneficios AAS

Un total de 32 socios pudieron disfrutar de dos master class especiales organizadas según el plan de Beneficios AAS donde tuvieron el privilegio de probar destilados mexicanos y piscos peruanos. Estas dos actividades realizadas durante el mes de marzo forman parte del intenso programa que la asociación lleva adelante para sus socios y fueron conducidas por Joseph Acosta, Mejor Sommelier de Perú y Steve Ayon, Mejor Sommelier de México, quienes además estuvieron de visita por Argentina.



Joseph Acosta presentó seis piscos peruanos, y, acompañado de Diego Vásquez (2do Puesto, Mejor Sommelier de Perú) y Pepe Moquillaza expusieron acerca de las distintas uvas a partir de las cuales se elaboran y también explicaron el proceso de destilado. Además presentaron a los productores más representativos de pisco del país.



Por su parte, Steve Ayón, quien estuvo acompañado por Gerardo Tellez (2do Puesto Mejor Sommelier de México) presentó siete destilados mexicanos y durante esta master class trató temas como el origen de los destilados, los distintos tipos, su elaboración, las zonas de cultivo y hasta de los mitos holliwoodenses creados en torno a la forma de consumir tequilas.



Entre los socios que asistieron estuvo presente Valeria Gamper, quien pudo conocer a Joseph y Steve, los cuales, al igual que Valeria, competirán en Canadá durante el ASI & APAS Concurso Mejor Sommelier de las Américas.



Para los socios fueron dos experiencias enriquecedoras, ya que tuvieron la posibilidad de probar bebidas de productores que les eran desconocidos: una explosión nueva de sabores, olores y texturas. 



Por su parte, tanto Steve como Joseph subrayan el hecho de haber tenido la posibilidad de acercar esta clase de bebidas a sus colegas argentinos. “Fue una gran oportunidad de mostrar lo que tenemos, marcando las diferencias claves con otros productos a nivel global. Sabemos que falta mucho por explotar en ese tema pero creo que con esta charla pusimos nuestro grano de arena al Perú”, dice Joseph, y agrega: “Nos sentimos muy orgullosos de poder difundir nuestra bebida típica a los sommeliers, pues ellos son al final quienes comunican los productos. Fue una gran oportunidad de mostrar lo que tenemos”.



Las conclusiones de Steve también fueron muy positivas. Para él “el consumidor argentino está preparado para que lleguen más productos como los destilados mexicanos. Quedé más que satisfecho después de la master class: sentí que les gustó lo que probaron y les encantó todo sobre la cultura que gira alrededor de estas bebidas orgullosamente mexicanas”.



Los oradores. Impresiones de su visita a Argentina



Su paso por nuestro país marcó en ellos una huella significativa en cuanto al aprendizaje ya que, como bien dice Steve, “se fortalecen los conocimientos, se comparten experiencias con nuevos sommeliers y enólogos o representantes de las bodegas y todo eso suma mucho”. “Siempre es un agrado volver a Argentina – dice Joseph - porque siempre se aprende algo nuevo y esta vez fue encantador pues no conocía la Patagonia y me pareció espectacular: su diferencia de suelos y expresiones a comparación de lo ya conocido. Mendoza siempre es un lugar que me encanta aparte de su gente y su pasión por el vino”. Y es que esta vez Joseph quedó deslumbrado por los blancos argentinos, las distintas variedades que, como buen sommelier, al probarlos, se imaginaba acompañados de uno u otro plato típico de la cocina peruana. 



Las producciones locales: México y Perú en relación al mundo



Joseph Acosta explica que “la producción de vino aún sigue siendo algo pequeña si se la compara con Sudamérica, pues estamos más enfocados en nuestra bebida de bandera que es el pisco. Pero poco a poco, y eso con ayuda de la gastronomía, muchos productores están saliendo adelante mejorando la producción y haciendo lotes pequeños con uvas pisqueras. Están año a año entendiendo mejor hacia dónde se tienen que llevar los vinos, buscando una identidad de país y no buscando ser igual a otros. Hay bodegas que también están apostando por trabajar con los propios sommeliers, tratando de buscar el estilo que el restaurant donde trabajan necesita.”



En México, en cambio, explica Steve Ayón que “la producción de vino ha ido subiendo junto con la calidad y su consumo en los últimos años. Sin embargo todavía falta para que tenga ese nivel competitivo con otros países vitivinícolas. En el tema de los destilados, su producción y consumo son más altos y también se debe a un incremento en la demanda de mezcal, ya  que lo piden mucho y se ha puesto de moda. También se tiene que trabajar para mejorar la cultura de varios de nuestros espirituosos, pero creo que irán mejorando cuando haya más sommeliers tratando de impulsar esta parte.”

Social Links