Tendencias en el mundo del vino

Por Dolores Lavaque, Directora de Consultora Stg                                                                      

Algunas de las tendencias en la comercialización y en la comunicación que ya tenían una importante presencia previo a la pandemia de Covid 19, con la irrupción de las nuevas condiciones impuestas por este fenómeno imprevisible y las medidas tomadas con relación a él, han cobrado vigor y se fueron consolidando a un nivel que hace pensar que llegaron para quedarse o al menos para un cambio significativo.

Como estudiamos de forma regular el consumo de vino en nuestro país, hemos detectado desde Consultora Stg algunas de estas tendencias que es importante señalar y seguir para conocer el rumbo de quienes eligen al vino como bebida y de qué manera optan por consumirlo.

Es así que podemos afirmar que el principal driver de compra de los consumidores –en esta ocasión nos hemos enfocado en Capital Federal y Gran Buenos Aires– es la cepa o el varietal (69.91%) al que le sigue la marca o bodega (49.1%), las recomendaciones (36.99%), el precio (36.62%), la región de origen (27, 08%) y por último el diseño de la etiqueta (7,61%). Hay que tener en cuenta que no se trata de elecciones excluyentes, sino que los consumidores pueden guiarse por más de uno de estos factores para decidir. Con respecto a la frecuencia de consumo, el 84% consume vino al menos una vez a la semana, mientras que el 38,09% consume vino más de tres veces por semana. También medimos el rango de precio de aquellos vinos que consumen con mayor frecuencia y más del 70% gasta entre $201 - $600, mientras que un 26% de los consumidores gasta entre $601 - $1000 en vinos de consumo frecuente.

Al evaluar variables de elección del vino, notamos que en los rangos etarios más altos la marca/bodega es una variable que tiene aún mayor incidencia que en los rangos etarios más jóvenes. A su vez, para este target etario más senior (50 años en adelante) el diseño de la etiqueta es la variable que menos influye en la elección del vino. En cambio, en los rangos etarios más jóvenes, de 25 a 49 años, el peso de la marca/bodega es tan influyente como la recomendación.

En general, para todos los consumidores, las variables funcionales del producto, como la cepa, la marca/bodega, el precio o la región de origen tienen mayor incidencia en la elección del vino. Pero los jóvenes se muestran permeables a la recomendación como una variable que influye en la elección del vino, al igual que el aval de marca/bodega, mostrando una tendencia aspiracional hacia beneficios más simbólicos.

En cuanto a los medios que utilizan para informarse sobre novedades del vino, los medios digitales se establecen como los canales de información más utilizados, representando el 81,95% de votos totales de la muestra. Específicamente, las redes sociales de marcas y bodegas representan más del 50% dentro de los medios digitales consumidos.

También hay que destacar que hay un tercio de los encuestados que consumen medios digitales que manifiesta hacerlo a través de redes sociales de especialistas como sommeliers y enólogos, y la confirmación de un dato algo previsible: en el caso del target etario senior (57 años en adelante), el consumo de información por canales digitales decrece, en contraposición del incremento de consumo de medios tradicionales.

Es así que, por la información relevada en el mes de julio de 2021 y las conclusiones a las que hemos podido arribar, es que hay que destacar la suma importancia de la recomendación en la comercialización del vino en nuestro país y el rol destacado que en este proceso pueden tener los profesionales de la sommellerie ya sea comunicando como recomendando en el propio punto de venta o a través de redes sociales o como embajadores de marca. En este sentido cobra relevancia la formación no solo en lo específico de su profesión sino en el manejo de herramientas y recursos prácticos y conceptuales para cubrir de forma idónea un rol que se amplía en sus alcances, en particular entre el público más joven.

Social Links