Entrevista a Germán Páez

La bodega, cuyo edificio se encuentra en una  finca de 150 has en el departamento de San Carlos a 100 km de la Ciudad de Mendoza, cuenta con viñedos en Pampa El Cepillo, esta nueva IG que sigue demostrando su gran potencial en materia de producción y calidad.

¿Qué es para vos Pampa El Cepillo y cómo describirías esta zona?

GP: Pampa El Cepillo es parte del gran abanico del Tunuyán, es una formación geológica aluvial, una de las más grandes del Valle de Uco.

Los suelos son heterogéneos debido a su origen aluvial, que se crea de los flujos de viejos ríos y glaciares los cuales interactuaron con la actividad volcánica de la cordillera de Los Andes,  existe diferencia de profundidad entre los suelos en nuestra finca Alfa Crux, franco arenoso superficial variando de 40 – 100 cm en aumento hacia el Este, esta capa ayuda al desarrollo de las raíces de la vid. Hacia abajo, como lo hemos observado en nuestras calicatas, tenemos conglomerados de piedras mucho más gruesas provenientes de deposiciones fluviales.

En estas comarcas compuestas por Gualtallary, Chacayes, La Consulta y Altamira, Pampa El Cepillo se caracteriza por estar ubicada con pendiente hacia el Sur del Valle de Uco. El Cepillo se destaca como una de las zonas con temperaturas promedio más bajas de Valle de Uco.   

La altura es de gran impacto para diferenciar características en los vinos, situados a 1050 y 1150 msnm la incidencia de la temperatura e intensidad de luz solar son considerablemente positivas. Las bajas tasas de respiración ligada a la gran altitud y las bajas temperaturas de la noche nos permiten obtener bayas con mayor concentración de ácido málico. Estos niveles de acidez elevada ayudan a reducir los efectos en las oxidaciones. Al aumentar la altitud la incidencia de los niveles de UV-B crece, esto produce que la vid como forma de defensa para proteger sus semillas engrose su piel produciendo mayor concentración de compuestos polifenólicos  y aromáticos dentro de la baya.




¿En qué cepas dirías que se ve mejor reflejado este terroir y por qué?

GP: En todas la variedades se refleja la diferencia de esta IG por las marcadas condiciones anteriormente mencionadas. Pero el terroir se ve más reflejado en el Malbec,  por su gran potencial de crianza en roble y añejamiento en botella. La verdad que esto no es simple cuando se trabaja un vino con 100% de pureza varietal. El perfil aromático es original y complejo, lo que lo transforma en un vino entretenido al momento de beberlo. Los compuestos polifenólicos en estas condiciones suelen ser agresivos y, por tal motivo, se necesita cosechar en el momento justo para poder obtener un vino sin aristas y lograr una sensación voluptuosa en boca. 

También se refleja muy bien este terroir en el Tempranillo, una variedad que se trabaja en conducción de vaso o cabeza aquí en Alfa Crux, estas condiciones permiten mejor sombreamiento de las bayas, es decir, un mejor equilibrio a la exposición solar, logrando así un abanico aromático más intenso. Es una variedad de intensidad tánica alta por lo cual es necesario pulirlos desde la maceración hasta la crianza en madera y botella.

¿Cómo es, desde tu experiencia en Alfa Crux, trabajar los viñedos de El Cepillo? ¿Lo vivís como un constante desafío, tenés que tener cuidados o consideraciones diferentes a las que tomarías en otras zonas? ¿Por qué?

GP: La Enología es un constante desafío en todas las etapas del año. Creo que sí debemos tener diferentes cuidados y consideraciones en comparación con cualquier otra zona, inclusive aquí mismo dentro del Valle de Uco, debido a la gran diferencia respecto a las incidencias climáticas y geográficas.

¿Habrá novedades para el 2021 provenientes de El Cepillo? ¿Seguirías apostando por esta IG?

GP: Sí, habrá novedades, lanzaremos al mercado el varietal Gewurztraminer en la línea Crux Extra y Cabernet Franc en las líneas Crux y Crux Extra. Y por supuesto que seguiremos apostando a Pampa el Cepillo con nuevas variedades y diferentes sistemas de conducción de viñedos.

Social Links