El foco, lo orgánico

Ubicada en Cruz de Piedra, Maipú cuenta con cinco fincas propias en la región central de Mendoza y en el Valle de Uco: Finca Agrelo, Finca Ugarteche, Finca Altamira, Finca Pedemonte, Finca Cruz de Piedra. Se trata de viñedos en donde se pueden encontrar plantadas Malbec, Chardonnay, Pinot Grigio, Semillon, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Bonarda, Syrah y Petit Verdot.

Oficialmente, la bodega se dio a conocer en el mercado local en 1998, contando con más de 10 años de reconocimiento y liderazgo en Europa, y con presencia en más de 50 países.

¿Cuál es la búsqueda principal que guía la labor diaria en la bodega? ¿Cuál es el norte hacia el que miran?

“Desde hace 20 años Bodega Argento es reconocida internacionalmente por elaborar vinos frescos y elegantes que expresan la pureza del terroir mendocino. En el año 2012 comenzamos a escribir un nuevo capítulo en nuestra historia, con la premisa de liderar la producción de vinos orgánicos y sustentables para preservar en cada botella lo mejor de cada región de Mendoza”, explica Juan Pablo Murgia, enólogo de la bodega.

El viñedo ubicado en Paraje Altamira cuenta con una certificación para la elaborar vino orgánico, ¿por qué eligieron esta zona para certificar?

Juan Pablo Murgia: En el año 2012 comenzamos a estudiar, junto a Pedro Parra y Alberto Antonini, comenzamos a mapear la finca para entender su diversidad y poder aproximarnos a una división en bloques y caracterización de los suelos. Esto nos permitió elegir adecuadamente cómo plantar y conocer en profundidad las características de cada bloque para hacer un mejor y más eficiente manejo de la finca.

Desde el inicio y antes de la certificación orgánica, nuestra intención fue tratar el viñedo de la manera más natural posible para expresar lo mejor del terroir, debido al profundo conocimiento que teníamos de la finca.

¿Alguna de las otras fincas está en proceso de obtener esta certificación?

Juan Pablo Murgia: Nuestros viñedos de Alto Agrelo, Ugarteche y Cruz de Piedra tienen certificación orgánica, dando como resultado un total de 292,5ha y trabajamos año a año para sumar más hectáreas.

¿Dirías que hubo una evolución en el trabajo que realizan desde lo orgánico? ¿Cómo se refleja eso en la calidad de sus vinos?

Juan Pablo Murgia: Creo con mucha seguridad que el terroir, el trabajo natural y de suelos que hacemos en los viñedos y nuestras uvas determinan la calidad y las características de nuestros vinos.

En la bodega tratamos de respetar lo que obtenemos en el viñedo, haciendo procesos de extracción muy cuidadosos y usando la madera de manera equilibrada.

¿Cuáles son las características distintivas propias de un vino de Argento que te haga sentir orgulloso?

Juan Pablo Murgia: Son vinos francos, frescos con mucha pureza y elegancia, basados en lo mejor de nuestro terroir, en el trabajo que hacemos de suelos y el manejo natural de los viñedos. Tenemos varias líneas y gamas de vinos, pero esta filosofía está reflejada en cada botella.

¿Qué tiene preparado Argento para los próximos meses, habrá sorpresas?

Juan Pablo Murgia: Tenemos muchísimos proyectos, pero uno de los que más me entusiasman son los vinos de nuestra línea Artesano de Argento, basada en nuestro viñedo de Alto Agrelo a 1050msnm. Son vinos frescos que tienen un gran carácter balsámico, fruta, hierbas y son el resultado de varios años de estudio y trabajo en esta finca. Actualmente producimos un Malbec y un Cabernet Franc, ambos orgánicos.

Bodega Argento mantiene un espíritu constante de mejora, uniéndola con la pasión, el arte, el saber y la tradición enológica argentina, con una clara visión en la sustentabilidad, el trabajo orgánico y el medio ambiente.

Social Links