Del Viejo al Nuevo Mundo

La historia y la tradición familiar se fusionan dando origen a Karas Wines, el renacer de la vitivinicultura armenia que ofrece vinos expresivos de este terroir ancestral. Sobre el majestuoso suelo volcánico a los pies del Monte Ararat se despliegan estos viñedos, herederos de más de 6.200 años de cultura vitivinícola Armenia.

El trayecto bodeguero de la familia Eurnekian comenzó en el viejo mundo bajo la visión de acercarse íntimamente al terroir y lograr lo mejor de él.  Así, en 2004, la adquisición de 2.300 hectáreas ancladas en el Valle del Ararat fue el primer paso de un proyecto inspirador que no sólo contribuiría a la consolidación del sector agrícola de Armenia, sino también al desarrollo del país. Alrededor de 400 hectáreas plantadas con variedades nacionales e internacionales representan el oasis de la región y conforman uno de los viñedos más extensos de Armenia. 

Desde el comienzo, los resultados fueron fascinantes: cosechas exitosas en el viñedo que permitieron la elaboración de vinos superando los estándares internacionales.  De este modo, el viaje inició en el mundo ancestral y luego embarcó en la región más austral del nuevo mundo: la Patagonia.

Mediante la sustentabilidad y el cuidado de los recursos naturales como filosofía, Armavir se convirtió en la región donde embarcó la familia Eurnekian en busca de arraigar sus raíces en su patria. Como resultado del terruño de esta región ubicada a 1100 metros sobre el nivel del mar, su latitud norte de 40º,  el suelo volcánico favorable y el clima singular de amplitud térmica, Karas Wines garantizó el cuidado disciplinado de sus viñedos y el respeto del ecosistema regional.

Karas, significa "ánfora" en armenio, un recipiente de arcilla especialmente preparado para la vinificación que se utilizó en Armenia hace más de 6.000 años. Los tesoros arqueológicos descubiertos en la sagrada cueva de Areni son prueba de ello. Esta antigua cultura enológica los inspiró a sembrar el futuro del sector vitivinícola en el lugar que lo vio nacer.

Un nuevo rumbo para un nuevo sector que comenzó a reactivarse luego de haber permanecido en las sombras de la era soviética. Karas Wines es una de las protagonistas de este proceso de desarrollo y se mantiene en la constante búsqueda de prácticas innovadoras en la elaboración de vinos de calidad. Los procedimientos sustentables como el sistema de riego gravitacional para el uso consciente del agua y la energía, la utilización de botellas ligeras para la reducción del impacto ambiental y  el uso de insumos locales para promover la industria armenia son algunos de los puntos claves de esta filosofía. Cada proceso, desde el viñedo hasta la bodega, se realiza con cuidado y dedicación por parte de un staff integrado por más de 400 personas que aportan tradición y experiencia a cada paso.  Karas Wines es un proyecto basado en el respeto por la tierra, las personas y la historia.

Hoy, Juliana Del Aguila Eurnekian como Presidenta de Karas Wines y Bodega del Fin Del Mundo traza el camino de estos referentes de la producción de vinos de calidad con la misión de estrechar puentes entre el Viejo y el Nuevo Mundo. Diferentes tiempos y espacios se fusionan en un amor único por la cultura enológica.

Sobre el fuego, la tierra y el vino

La memoria del Monte Ararat revela señales de haber sido un volcán en su vida pasada. El suelo de origen volcánico ha sido el propicio para el cultivo de las viñas. Es rico en calcio, hierro y magnesio; con presencia de rocas naturales sedimentarias y arcilla ligeramente erosionada formada por basalto, carbonato y piedra caliza. Esta compleja fusión de perfiles, donde prevalecen las características volcánicas, arcillosas y calcáreas, aporta un carácter fantástico y una identidad singular a los vinos.

La elaboración de vinos a partir de este terruño ha sido un privilegio, como así también la mixtura de variedades nativas e internacionales que culminan en un diálogo extraordinario. Areni, Sireni y Kangun son algunas de las principales variedades locales que protagonizan los blends, portadoras de una personalidad única. Marcada concentración, intensidad y estructura que enarbolan la identidad caucásica.

Karas Wines maravilla al mundo del vino con su calidad y exotismo. Actualmente, los vinos se encuentran en más de 20 países de los cuales Rusia, Estados Unidos y Francia se ubican entre los principales mercados. Con el tiempo, ha aumentado considerablemente el interés global por los vinos armenios, por eso para la Bodega es un enorme placer hacer llegar una porción de su historia, su tierra y su cultura, a cada rincón del mundo.

Por Mariana Gianella

Social Links