Editorial

Las mitades de año son buenas para hacer balances, más aún si coincide con prácticamente el mismo tiempo de la gestión de esta nueva Comisión Directiva.

En un año tan complejo como el 2020, con una pandemia que trastocó nuestras vidas a partir de Marzo, la Asociación siguió adelante gracias al espíritu de todos sus colaboradores y el deseo que la profesión siga creciendo a paso firme, aunque sea con pequeños granos de arena.

Esta adaptación en la dinámica de trabajo y las acciones periódicas tiene el objetivo de garantizar el compromiso con la profesión en varias áreas. En cuanto a formación y capacitación, en el primer trimestre del año se realizó por primera vez en nuestro país el Diploma ASI en las ciudades de Mendoza y Buenos Aires. Una vez que la cuarentena entró en vigencia, las degustaciones y actividades tradicionales dieron lugar a #MasterclAAS, reuniones virtuales semanales a través de las cuales los socios y socias de la AAS pueden tener contacto con excelentes productores locales e internacionales. Además, permitió eliminar las restricciones físicas y que grupos de 100 y hasta 180 socios pudieran estar en línea aprendiendo sobre Champagne, Ribera del Duero, agricultura biodinámica, o la recuperación de viñedos viejos en San Juan, entre muchos otros temas. También se lanzó #EnglishclAAS, un curso virtual de inglés vitivinícola para que los sommeliers puedan capacitarse en materia de idiomas.

Parece allá lejos en el tiempo, pero se realizaron actividades en vendimia con socios  viviendo la gran experiencia de la cosecha en bodegas que nos acompañan. Los beneficios de los socios no se limitaron a las actividades, sino que se profundizó el programa de descuentos en la compra de vinos, poniendo las bodegas y vinotecas a disposición descuentos exclusivos. También se implementó un asesoramiento legal que permita progresivamente hacer cada vez más fuerte a la profesión, y más aún en los tiempos que corren. En ese camino de construcción, se puso a disposición una consulta inicial gratuita con un profesional para todos aquellos colegas que tengan un posible conflicto del orden laboral o en el marco del ejercicio de la profesión. 

La comunicación y las redes sociales venían siendo importantes y el nuevo contexto no ha hecho otra cosa que reforzar esa tendencia. Desde la AAS, hemos profesionalizado esta área, contando actualmente con un equipo de colaboradores internos y externos que permiten que el newsletter LetrAAS llegue cada vez a más gente con un contenido de mayor calidad y diversidad de temas. Plataformas digitales como Instagram muestran un crecimiento en seguidores del 35% en tan sólo siete meses, lo que permite que la sommellerie argentina tenga cada vez más visibilidad en el mundo del vino local e internacional.

Es mucho lo que falta, el contexto general y horizonte no son fáciles. Vendrán lindas novedades de cara al segundo semestre del año, con nuevos formatos de actividades y proyectos relacionados a la Responsabilidad Social. Pero sin dudas queremos agradecer a los equipos de trabajo de la AAS por destinar tiempo y energías; a las bodegas, instituciones del sector y empresas que nos apoyan históricamente y han reforzado el compromiso en un año complicado como éste; y a los socios y socias de la Asociación, ya que todo lo que hacemos es por y para ustedes.

Por Matías Prezioso

Social Links