Editorial

Este mes tuvo lugar el Día Internacional del Sommelier (3 de Junio) que nos permitió celebrar la profesión y el trayecto recorrido.

La fecha conmemora el nacimiento de L'Association de la Sommellerie Internationale (A.S.I.) en el año 1969 y que hoy agrupa a más de 60 países de los cinco continentes en la comunidad de sommeliers más grande del mundo. En nuestro país la Asociación fue fundada en 2001 y desde entonces se ha crecido a paso firme para que hoy los sommeliers seamos en Argentina un actor más del mundo del vino. Siendo conscientes de los pasos que hemos dado y del camino que aún queda por recorrer, la compleja situación generada por la pandemia implica un compromiso aún mayor. La AAS fue creada para integrar a los sommeliers en un colectivo, acompañándolos y generando un marco de protección en el ejercicio de la profesión. En ese camino de construcción, hemos creado el “Asesoramiento Legal para socios”, que brinda una consulta inicial gratuita (en absoluta reserva y confidencialidad) con un profesional a todos aquellos colegas que tengan un posible conflicto del orden laboral o en el marco del ejercicio de la profesión. Buscamos con ello aportar un grano de arena más en el fortalecimiento de nuestros derechos, al mismo tiempo que evitar situaciones injustas, especialmente en los tiempos que corren.

En estos días que Buenos Aires sigue en cuarentena y la mayoría de las provincias retoman actividades, vemos también cómo en algunos países los restaurantes empiezan a trabajar con buena ocupación. Llevará tiempo la recuperación, será una travesía sinuosa, pero debemos celebrar la progresiva recuperación de colegas en el mundo y en varias provincias argentinas. De parte de la Asociación seguimos pensando y trabajando todos los días para seguir unidos, generando iniciativas que permitan la capacitación constante en un entorno de compañerismo y solidaridad.

Por Matías Prezioso

Social Links