#ElMalbecEnTuBoca

Ilustraciones: Mariela Solari

El Malbec es una cepa que ya estaba instalada en nuestras regiones vitivinícolas desde el s. XIX, pero logró su posicionamiento y cobró fuerza como la conocemos hoy, a partir de la década de los noventa.

Se habla de su historia, de su origen en Cahors, Francia, de cómo se introdujo en América y de la importancia que tiene hoy para el mundo entero y para nuestro país en particular, tanto así que desde hace ya diez años celebramos el Malbec World Day, un proyecto que surgió de la mano de WofA (Wines of Argentina) para posicionar nuestra variedad emblemática en el mundo y comunicar las grandes posibilidades que tenía nuestro país para mostrar a través de ella, nuestros terruños.

El Malbec de a poco se fue introduciendo en el universo gastronómico de una manera muy dúctil, plástica y con grandes potenciales de adaptación; pero como no todas las etapas de la viticultura argentina son iguales, veamos un poco a través de los ojos de los expertos, qué fue lo que pasó en el tiempo y lo que sucede hoy en el mundo con ella.

Valeria Gamper (Mejor Sommelier de Argentina 2019): “El Malbec se encuentra en casi todas las regiones vitivinícolas de Argentina y en todas las franjas de precio. Las diferentes regiones, suelos, climas, e interpretación por parte de los productores dan la posibilidad de que se pueda desarrollar toda una oferta de vinos solo de esta variedad; hay exponentes vinificados en blanco, como base de espumantes, rosados, tintos, y hasta dulces. Si bien Argentina no es solo Malbec, es un varietal indispensable en las góndolas y cartas de nuestros restaurantes, sobre todo en aquellos donde la clientela suele ser extranjera. Entre tanta oferta, la figura del Sommelier debe investigar, viajar y degustar con el fin de descubrir y seleccionar los mejores exponentes para su restaurante o vinoteca, así como evolucionar la forma de comunicar, a medida que avanza la industria”.


Julian Diaz (Sommelier y dueño de reconocidos bares emblemáticos de Buenos Aires) “Si bien el Malbec no tuvo un impacto directo como vino tranquilo en la coctelería, sí se puede decir que colaboró en la presencia de los vinos en las barras, como destilados o aperitivos o en casos más puntuales con algún cóctel. No hay un trago super popular con base de Malbec, pero sirvió para descubrir la ductilidad que tiene, ese ser tan transparente que sirve para generar nuevas instancias de consumo a partir de, quizás, los otros hijos del Malbec, como los destilados, los espumantes o como es el caso del vermouth, como La Fuerza, donde es protagonista y colabora en esa muestra de un producto tan emblemático de Argentina, tan singular desde la concepción, que se aparta de los aperitivos típicos europeos y que tiene una participación infinita en la coctelería, desde cócteles clásicos hasta creaciones innovadoras, y es ahí donde me parece que hay un mundo muy grande por venir para el Malbec”.

Valeria Mortara, (Vice Presidenta de la AAS) “Es casi seguro que el auge del Malbec no solo se deba a su calidad en permanente y constante crecimiento. Esta variedad que tanto nos representa, ha logrado identificar y transparentar paisajes, personas y creencias como nunca antes. Esto le ha dado tanta identidad y tanta fuerza, que hace que ya no solo se hable de la variedad, solo como tal. Ya no es únicamente “el Malbec argentino”, es un Malbec mucho más preciso.

Quienes trabajan las viñas han podido entender e interpretar esto. Por eso insistimos en que no solo habla el lugar y la variedad, sino también, la gente que lo interpreta. Hoy el Malbec está más diverso que nunca, más frutado o más herbal o floral, más profundo o menos intenso, más amplio o más vertical, con más acidez o más dulce, para guardar o beber ahora. Bienvenido sea! Esto nos da tantos Malbecs como combinaciones existen. Sí es cierto, que hoy encontramos Malbecs más equilibrados, menos sobre-extraídos, con menos madera y más frescos. Esto ha colaborado enormemente con la gastronomía. La versatilidad de hoy, hace que pueda encontrar múltiples espacios en cartas donde la comida abarca distintos estilos y propuestas. Hay más armonía.

La pluralidad gastronómica, de momentos, de gustos personales y la diversidad del Malbec, cada día acuerdan mejor”

Sin lugar a dudas el Malbec ha llegado para quedarse y cada año va dejando su huella en todos los ámbitos en los cuales el vino está presente. WofA es la entidad centrada en promover el vino argentino en el mundo y que puntualmente viene desarrollando una estrategia de comunicación del Malbec a nivel local como internacional.

Magdalena Pesce, Marketing & Communications Manager de WofA: “Creemos firmemente que esta uva de la mano del terroir donde se la cultive, está comenzando a demostrar su potencial. Es la carta de presentación de Argentina en nuevos mercados, como es el caso de China, y el hecho de que sea el varietal más cultivado, estudiado y desarrollado en términos de estilos, regiones y segmentos de precio, con una calidad sostenida, permite ser consistentes en el mensaje.

Desde WofA (Wines of Argentina) promovemos el vino argentino en el mundo y realizamos un trabajo incansable de cara al posicionamiento del #MalbecArgentino. Llevamos más de 25 años trabajando para que se consolide como una categoría en sí misma a nivel mundial. Y, además de haber creado una iniciativa global como es el Malbec World Day, hemos sistematizado su promoción al incluirlo como uno de los cinco pilares de la campaña de comunicación “Argentina Breaking New Ground”. Como tal, el #MalbecArgentino es objeto de diferentes acciones que trascienden la celebración de abril, desde actividades educativas específicas para grupos de Master Sommeliers o Masters of Wine, degustaciones, festivales, hasta wine chats para consumidores con una propuesta lúdica y descontracturada. Buscamos que el #MalbecArgentino esté presente en el cronograma de acciones anuales de la Institución. Hoy Argentina está elaborando los mejores #Malbec de su historia. Desde Wines of Argentina seguiremos trabajando en su posicionamiento para así acompañar al sector vitivinícola en su conjunto”.

Año tras año venimos celebrando al Malbec pero pocas veces nos detuvimos a pensar hasta dónde fue modificando hábitos y tendencias dentro de los distintos segmentos del vino. Si bien hoy estamos en un punto en el que la variedad ha dado resultados muy heterogéneos en las distintas zonas del país, aún estamos lejos de haber llegado a la cima de la montaña. Eso es lo maravilloso, la identidad de la cepa nos da constantemente la oportunidad, no sólo de conocernos como país productor, sino de convertirse en una convicción que abre otras puertas hacia la calidad del vino. Nuevas cosas llegarán, y los sommeliers, debemos con disciplina, estar a la altura de esa excelencia, rindiendo culto, a las cosas que nos dignifican. 

Social Links