Editorial

Por Matías Prezioso 

¿Cómo hablar en estas líneas de otra cosa que la situación actual? En un abrir y cerrar de ojos, algo que empezó lejos se extendió rápidamente a cada rincón del planeta, llegando a nuestro país pocas semanas atrás.

Hay pocas áreas y trabajos que no se vean afectados, pero sin dudas la industria de la restauración y las bebidas es una de las más afectadas. Por eso, desde la Asociación nos movimos rápido, trabajando en equipo a pesar de los obstáculos externos y así poder lograr algunos objetivos.

En primer lugar, que esta incertidumbre no frene todos los anhelos y proyectos que se llevan adelante. En estos primeros meses de trabajo de la nueva Comisión Directiva se concretaron actividades como el Diploma ASI pero también se sembró la semilla de hermosos eventos y proyectos que pronto saldrán a la luz. Algunos tendrán que ser pospuestos debido al contexto, pero otros podrán implementarse y estamos seguros que alegrarán a muchos. 

Todos tuvimos que reinventarnos en estas épocas de cuarentena. Usar mejor el tiempo, aprovechar para leer, escuchar música, disponer de más días dedicados a la cocina y abrir algunas ricas botellas que atesoramos en la cava. Desde la Asociación pensamos ideas novedosas para seguir nutriendo el contacto e interacción con los socios, reforzar el ida y vuelta, que se sientan con la libertad de sugerir materiales o plantearnos dudas, pero también ayudar a los productores de vino en este difícil contexto. 

Lo malo es lo difícil de la situación, lo bueno es que estamos todos inmersos en ella y sólo nos queda la generosidad y cooperación como herramientas de cambio. 

Esperamos ansiosos el momento de volver a brindar todos juntos, de recorrer un viñedo con ese hacedor de vinos que nos hace emocionar, pasarnos horas descorchando botellas con colegas y amigos. Confiamos que pronto podamos volver a hacerlo.

Social Links