Donde todo comienza

Este año el Valle del Zonda en San Juan dio el puntapié inicial inaugurando formalmente la época de la Vendimia, y las cepas que se cosecharon fueron, claro está, dos blancas: Chardonnay y Pinot Gris.

Son muchas las bodegas que comenzaron la recolección en el mes de febrero en distintos puntos del país, como Córdoba, San Luis, la Rioja, Salta, Jujuy, San Juan, Mendoza, Neuquén, Río Negro y así seguirán sumándose conforme vayan pasando los días.

En general, la visión de los enólogos para el 2020 es muy buena y, si bien reconocen que en algunas zonas hay una merma en la cantidad de uva debido a las heladas, son muy positivos. Así nos lo comenta Matías Ciciani, de Escorihuela Gascón: “En la Bodega comenzamos la cosecha de las variedades blancas y pinots unos cuatro días antes que en 2019, al menos en Valle de Uco, lo cual no diría que es algo muy significativo en relación al año anterior. Mientras que en las zonas más cálidas sí sabemos que hay unos diez días de adelantamiento de la cosecha. Mi impresión personal de lo que he visto hasta el momento de las uvas blancas es muy buena, de hecho el Chardonnay me está gustando mucho más que el del año pasado, y lo mismo me pasa con el Sauvignon Blanc. Los Pinot Noir están muy similares a los del 2019 y si hablamos de Malbec y otras tintas, notamos un adelantamiento del punto de maduración de unos diez días mínimo también”.

La sensación general de esta cosecha en Mendoza, es que todo va viento en popa”, dice Mariano Braga, sommelier de La Pampa, mientras asiste a la cosecha del Pinot Noir en el Peral en las fincas de Zorzal Wines. “Todo parece indicar que esos diez días de adelantamiento de los que se habla mucho, ahora comienzan a mermar, retomando así el calendario al que las cosechas nos tienen acostumbrados”.

Mientras tanto, en el norte del país, Lucía Romero, de El Porvenir de Cafayate explica que “este es un año más húmedo, con un poco más de lluvia, sobre todo en algunas zonas donde las precipitaciones se duplicaron en comparación al año pasado, que fue un año muy seco. Los tintos vienen con fruta más fresca, más acidez, muy buena calidad y frescura por tantos días nublados. En la Bodega ya cosechamos el Chardonnay y el Malbec en la Finca Altos los Cuices y el Malbec de Finca Alto Río Seco. En general nos encontramos con muy linda sanidad y muy linda calidad de uva y una buena producción y rendimiento. A fines de esta semana comenzaremos con la primera cosecha del torrontés, para buscar menos grados y más frescura pero, aunque todavía con los blancos no hemos arrancado, podemos decir que también se ven muy bien.

En el Valle en general algunos ya empezaron y otros recién están empezando pero hablando con colegas todos están muy contentos con este 2020”.

En el caso de Patagonia, “la zona este año tuvo un temporal de viento muy marcado desde fines de 2019, con viento constante que vino acompañado de una amplitud térmica muy marcada, con temperaturas muy altas y pocos días de lluvia pero abundante.  En el caso del viento, éste ayuda a desarrollar una gran concentración de antocianos en los hollejos y, para el Pinot Noir, esto va a hacer que cambie un poco la tonalidad del color, tendiendo a colores más intensos. El Pinot Noir es la primera cepa tinta que se cosecha para base de espumantes, y en la mayoría de las bodegas de la zona ya se cosechó, como es el caso de Malma, Familia Schroeder y Bodega del Fin del Mundo dentro de la ruta del vino de Neuquén. Mientras que en el caso del Alto Valle de Río Negro, Humberto Canale también cosechó Pinot Noir y Noemía hizo lo propio con su Malbec y Merlot. En cuanto a las uvas blancas, en la zona de Neuquén se levantó Chardonnay y Sauvignon Blanc, tanto para los espumantes como para líneas de vino específicas”, explica Ailín Vides, sommelier de Neuquén.

De punta a punta del país la Vendimia es una realidad y más allá de estar al tanto de lo que va sucediendo en cada zona, no se puede dejar de decir que es una época de mucho movimiento para quienes están vinculados al mundo del vino, mucha gente se moviliza día y noche por las fincas, las bodegas están en constante ebullición y los enólogos en continua actividad ya que “las levaduras no saben de feriados largos” como dice Leandro Azin, enólogo de Casarena. 

Es una época del año de mucho trabajo y esfuerzo, el momento más importante para el vino y que recién está comenzando …

Social Links