La sustentabilidad y los tapones de vino a través de la mirada de los enólogos

Con la presencia de los enólogos Giuseppe Franceschini en representación de Argentina, Ignacio Maturana (Maturana Wines) desde Chile y el enólogo italiano Andrea Farinetti de Bodega Fontanafredda, se debatió acerca de sus experiencias con prácticas sustentables poniendo el foco en los cierres para vinos.

En referencia al sustainable lifestyle, los técnicos detallaron las acciones que en sus bodegas llevan adelante y que van desde el bienestar de sus colaboradores hasta prácticas en los viñedos, un particular cuidado de la flora y fauna nativa del terroir, el uso de energía solar, la construcción de los espacios con materiales reciclados, la creación de huertos y superficies verdes, la recuperación de cepas nativas y la revalorización del patrimonio viticultural de cada país. Además, todos los enólogos coincidieron en la importancia de utilizar un packaging sustentable a través de la elección de los cierres Nomacorc y también de los cartones para el embalaje.

Andrea Farinetti -un joven enólogo cuyos célebres Barolos se ubican en la franja de los 100 Euros- comentó que, cuando en 2012 conoció el proyecto de Nomacorc de corchos obtenidos de un polímero de la caña de azúcar pensó que podrían haber reticencias de parte de sus clientes, pero gratamente se sorprendió al no recibir ningún reclamo. “Por nuestro lado, tenemos la seguridad de que todos los vinos se encuentran en excelente estado y al consumidor no le interesa particularmente el cierre, le interesa que el vino se exprese con vitalidad y fidelidad a su terroir”, aseguró el enólogo italiano. Farinetti explica que Fontanafredda comercializa sus productos cuidando toda la cadena de proveedores para asegurar que se preserve bien y llegue en óptimas condiciones el consumidor. Esto se garantiza a través de un cierre con riguroso control de oxígeno y consistencia de botella a botella. Los vinos degustados estaban tapados con Reserva de Nomacorc Green Line, el cierre para vinos de guarda de este portfolio. 

Por su parte, José Ignacio Maturana comentó que había tenido malas experiencias por reclamos de consumidores a partir de algunos defectos en los vinos. Después de analizar las diferentes variables, se llegó a la conclusión de que el problema era el tipo de cierre. “La gente quiere sentir lo mismo con cada botella, no quiere distorsiones y yo quiero que todos se lleven la misma impresión en cualquier parte del planeta”, aseveró el técnico chileno. La Garnacha presentada por Maturana estaba cerrada con Select de Nomacorc Green Line. 

Los enólogos Maturana y Farinetti coincidieron en que la sustentabilidad es un camino que comprende un enfoque integral; involucra al viñedo y a los procesos de la bodega, el buen uso de los recursos naturales, el cuidado del agua, el ahorro de energía, el bienestar del capital humano y la búsqueda permanente del menor impacto ambiental posible.

A modo de conclusión, tanto Andrea Farinetti como Ignacio Maturana señalaron que la sustentabilidad, debido a las actuales emergencias que enfrenta el planeta por el cambio climático, será mucho más que una tendencia; se convertirá en el único modo de diseñar modelos de negocios “con el foco puesto en poder ofrecer siempre vinos consistentes y asegurar que no se desperdicie ninguna botella por la presencia de defectos”.

El ciclo de seminarios que formó parte de la edición 2019 de la Premium Tasting convocó a más de 200 personas. Del encuentro organizado por Vinventions se evidencia el creciente interés que muestra la industria vitivinícola de nuestro país por los temas de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente.

Social Links