#SOMMArg19

Sin lugar a dudas el concurso Mejor Sommelier de Argentina es un evento que cada dos años moviliza a la profesión en su conjunto, pero en esta octava edición, el escenario estuvo lleno de gratas sorpresas. 

Las entradas para ver la Final en vivo se agotaron en tres días, y los invitados no paraban de llegar para seguir cada etapa de la competencia por la pantalla dispuesta en el Salón Mayor de la Usina del Arte. Los responsables de cada stand de la Feria de Vinos preparaban su espacio, no quitando la vista de lo que sucedía con las finalistas. Mientras en el espacio de la Feria de Vinos el nerviosismo por lo que sucedía en cada prueba se expresaba con aplausos o alguna ovación, en la Sala de Cámara se manifestaba con un silencio estricto que explotaba en diferentes expresiones contenidas cuando cada prueba terminaba.

Suspenso y alegría se respiraron toda esa tarde del 2 de septiembre en los espacios de la Usina del Arte, en la que los distintos lugares estuvieron colmados de profesionales, de representantes del mundo del vino y la gastronomía, de bartenders y de periodistas que en su conjunto alcanzaron las 800 personas. 

“Estamos muy contentos con la final del Concurso Mejor Sommelier de Argentina, fue un certamen de excelencia y confirma una vez más el crecimiento del nivel de los profesionales en Argentina. Nos sentimos orgullosos por el avance de la sommellerie nacional y por la pasión con la que todos los participantes llegaron hasta este momento”, expresó Matías Prezioso, presidente de la AAS.

A diferencia de años anteriores, la tradicional Feria de Vinos se desplegó en un área de mayores dimensiones, en cuyo eje central se dispuso un escenario y una pantalla gigante para observar las pruebas y donde luego se desarrolló la premiación ante un salón repleto de gente. Miles de personas en todo el mundo siguieron la final y la instancia de la entrega de premios por YouTube de esta 8va edición, de la cual participaron 27 concursantes provenientes de diferentes ciudades del país. 

Dos hechos destacados más tuvieron lugar ese día: una charla magistral sobre vinos naturales de la mano de la Master of Wine Pascaline Lepeltier y la presentación y lanzamiento oficial de la Primera Edición de Asomma, la revista de la AAS de la cual se entregaron más de 700 ejemplares.

La Ciudad de Buenos Aires fue nuevamente anfitriona de una gran jornada para la profesión, la fecha más importante del año para la sommellerie nacional y uno de los eventos más importantes tanto para la industria del vino y otras bebidas como para la gastronomía.

Gracias a todos los que hicieron posible desde su trabajo esta gran fiesta, a las bodegas auspiciantes y a los sponsors, un eslabón tan importante para el crecimiento de la profesión, a la Comisión Directiva y a los equipos de trabajo y a quienes se animaron a concursar, porque sin ellos esta celebración no hubiera tenido el alcance que tuvo.

Social Links