Pascaline Lepeltier llega a Argentina

Esta sommelier de 38 años es conocida por  su energía, carisma, conocimiento y dominio total de todos los deberes de la profesión, aptitudes que le permitieron ganar la prestigiosa competencia del Mejor Sommelier de Francia en 2018. Nació y se crió en Angers, cuna de los vinos del Loira, y vive en Nueva York desde hace 10 años, donde practica su arte en el restaurante Racine donde capitanea una bodega de 2.500 referencias.

Si bien su juventud estuvo más ligada a la filosofía, pronto se enamoró del vino y comenzó en este sector desde abajo hasta convertirse en una auténtica profesional apasionada de los vinos ecológicos y biodinámicos. 

Es la primera vez que visitás Argentina, ¿qué expectativas tenés para este viaje y qué te gustaría conocer de nuestro país?

PL: Estoy muy contenta de poder visitar Argentina. Entre la rica y multicultural historia, los magníficos paisajes y, por supuesto, la dinámica industria del vino, espero pasar un buen rato y aprender mucho. En cuanto al vino en sí, espero ver y probar la complejidad y la diferencia de los terruños, y observar el trabajo realizado en busca de nuevas áreas de producción o redescubrimiento de sitios y viñedos más antiguos. Además, no conozco muy bien la gastronomía argentina, y me encanta la idea de pensar en maridajes.

De la mano de la AAS, serás parte del jurado que elija al Mejor Sommelier de Argentina 2019 y también darás una charla sobre vinos naturales, un tema que te apasiona desde hace tiempo. ¿Por qué?

PL: Me siento muy honrada de ser juez en esta competencia que vio ganar algunos talentos realmente grandes como Paz Levinson o Martín Bruno. ¡Estoy emocionada de ver quién será el próximo!

En cuanto al vino natural, más que nunca, creo que representa un movimiento muy importante hacia una forma diferente de cultivo y transparencia sobre lo que comemos y bebemos. La agricultura industrial y el procesamiento de vinos y alimentos son hoy temas muy importantes para el futuro de la agricultura y la salud. Con su actitud y compromiso, los vinos naturales están demostrando que es posible producir vinos con una cantidad mínima de aditivos, especialmente cuando la agricultura es concienzuda.

¿Cómo ves a la sommellerie como profesión hoy en el mundo?

PL: Como sommeliers somos muy afortunados hoy porque el mundo está fascinado por la comida y el vino, y nuestro trabajo es más reconocido que nunca. ¡Hay una gran pasión por el vino en todo el mundo! Hay una dinámica increíble y muchos intercambios hoy entre nosotros donde sea que trabajemos en el mundo. ¡Se siente genial estar así de juntos!

Pero debemos recordar que, como sommeliers, ya sea que trabajemos en un restaurante, en un negocio con nuestro chef, o nuestro equipo, para nuestros huéspedes…siempre es un trabajo de hospitalidad, donde el ego realmente no tiene un lugar. Compartiendo vinos, historias, con sinceridad, tenemos un papel que desempeñar para cambiar los hábitos. Veo al sumiller como alguien que ayuda a los invitados a redescubrir su paladar, cómo saborear, permitiéndoles darse cuenta de lo importante que es estar al tanto de lo que beben y comen. Como influencers, tenemos la responsabilidad de apoyar a los productores correctos que trabajan bien y presentar su trabajo a nuestros invitados.

Social Links