ASI Mejor Sommelier del Mundo 2019

Como suele pasar en todos los mundiales, el nivel de adrenalina que se respiró durante esos días fue muy alto. La convocatoria fue record en la historia de estos concursos, ya que 63 países estuvieron representados por 66 candidatos, números que por sí solos demuestran un crecimiento de la sommellerie a nivel internacional.

Como Mendoza en 2016, Amberes fue la anfitriona esta vez. Una ciudad muy pujante y de vanguardia, una villa que se siente metrópoli donde justamente ese aspiracional se ve reflejado en innovadoras propuestas gastronómicas, en la moda donde suelen marcar tendencias nuevas o en su arquitectura. Una ciudad que se destaca además por ser el corazón de la industria de los diamantes, además de haber abundancia de chocolate de máxima calidad como sello del pueblo belga.

Y en este gran marco, el concurso ASI Mejor Sommelier del Mundo arrancó el lunes 11 de marzo con las primeras pruebas: el examen escrito y luego el práctico, que incluía una degustación de un vino blanco y uno tinto, para finalizar con una cata a ciegas de tres bebidas alcohólicas. El martes 12 siguieron las pruebas con el servicio, donde Bruno mostró una vez más de lo que es capaz cuando en tan sólo dos minutos tuvo que servir un vino blanco alemán seco y de una cosecha específica. El tiempo reducido, el tapón de vidrio que contenía la botella y la disposición de botellas de diversas añadas y estilos volvía la prueba sumamente compleja. 

El resultado le mostró al mundo a los 19 mejores sommeliers del mundo, los semifinalistas, entre los cuales Martín Bruno dijo presente con orgullo para todos los argentinos.

El miércoles 13 tuvo lugar la semifinal, donde la tensión iba creciendo. Aparecieron pruebas de degustación a ciegas, unión de vinos blancos con tipos de suelos, maridaje entre un pastel de chocolate belga con vinos dulces y cervezas, la decantación de un Chardonnay argentino para una mesa numerosa y con las botellas a temperatura ambiente, y hasta la recomendación comercial para vinos de Georgia.

Un jueves de repasos, seminarios y visitas y finalmente el esperado día de la final, cuando se anunciaron a los tres finalistas: Marc Almert de Alemania, quien fue coronado ganador, Nina Jensen de Dinamarca, con el segundo puesto y Raimond Tomsons de Letonia con el tercer puesto. Una reñida y admirable final que se transmitió por streaming a todo el mundo. Horas más tarde, se confirmaba que Martín Bruno había quedado en el puesto 15, superando con creces su performance de 2016 en Mendoza y convirtiéndose en el único latinoamericano en alcanzar las semifinales.

Una semana muy intensa, donde en Argentina se siguió paso a paso la performance de Martín Bruno, tan querido por todos y tan admirado por su nivel profesional con el que no deja de deslumbrar cada vez que lo vemos participar de un concurso así.  Y nada mejor que el testimonio del campeón argentino para cerrar esta crónica de la Edición 16 del ASI Mejor Sommelier del Mundo. Descubrí la entrevista exclusiva para LetrAAS donde Martín cuenta su experiencia a continuación:





¡Felicitaciones Martín por dejar siempre tan bien representada a la sommellerie argentina!


Social Links