Marc Almert - Mejor Sommelier del Mundo

¿Cómo describirías tu experiencia durante el Concurso? ¿Fue esta tu primera vez en un concurso a nivel mundial?

MA: Fue una semana increíblemente intensa y emocionante. Siempre es una gran satisfacción poder pasar tanto tiempo con colegas de todo el mundo y descubrir nuevos entornos juntos. La Asociación de Sommeliers de Bélgica diseñó un gran programa y también pudimos asistir a excelentes seminarios.

La competencia en sí es naturalmente muy desafiante y es fuente de mucha ansiedad. Fue la primera vez que me presenté a una competencia a nivel mundial, por lo tanto me sentí muy honrado y sorprendido cuando llegué a las semi finales, luego la final y por último volver a casa como el ganador. ¡Es una experiencia alucinante! 




¿Qué podrías decir sobre tu preparación previa para el concurso? ¿Cómo fue y quién te ayudó con ese entrenamiento?

MA: Para mí la parte más importante de la preparación es el trabajo diario que hago en el restaurante. El intercambio con los clientes, el servicio de los vinos, los consejos a los colegas, el cuidado de todo a la hora de hacer el servicio….esa es la preparación fundamental. 


Para luego enfocarse en el concurso, uno necesita por supuesto revisar la teoría en profundidad (estudiaba al menos dos horas por día en el último año y medio previo a la competencia). Probar la mayor cantidad de vinos y bebidas que se pueda también es muy útil, y, por supuesto, hacer prácticas de servicio bajo mucho stress y presión. Y algo que por lo general se olvida es la preparación mental: ¿cómo manejas situaciones de stress? ¿Cómo lidiar con el pánico escénico? ¿Cómo puedes usar la meditación o las técnicas de respiración para calmar tu cuerpo, especialmente si tienes que esperar un tiempo largo antes del examen? ¿Cómo puedes almacenar una gran cantidad de información en tu cabeza y que esté disponible en el momento en el que la necesitas?

MA: Para todas estas cosas conté con el gran apoyo de mucha gente. La preparación para un concurso de este nivel no puede lograrse solo, uno necesita contar con un grupo de apoyo. En mi caso ese apoyo fue mi jefe, Baur au Lac en Zurich, quien me ayudó a asistir a muchos eventos y entrenamientos y quien también me preparó junto con el manager del Restaurant Pavillon, Aurélien Blanc, Mejor Sommelier de Suiza 2018. La Asociación de Sommeliers de Alemania fue de increíble ayuda, asignándome un entrenador como el Master Sommelier Frank Kämmer y entrenándome largo tiempo en degustaciones, servicio y teoría. Ellos también me llevaron a Bélgica a visitar cerveceras y me habilitaron para visitar y ver los concursos continentales de Viena 2017 y Kyoto 2018, lo cual fue de gran ayuda. Tuve la posibilidad de formar parte de entrenamientos como el del programa canadiense Somm360 y otros como el que llevó adelante el sueco Sören Polonius. Y por último, pero no por eso menos importante, el apoyo de la familia y la pareja. Necesitan ser muy comprensivos y aceptar un departamento lleno de mapas, botellas de Coravin y bebidas.



 

¿Cuál es tu impresión general acerca del nivel y actuación del resto de los candidatos con quienes compartiste toda una semana? ¿Crees que la sommellerie en todo el mundo es una profesión que continúa creciendo?

MA: El nivel de los otros candidatos fue increíblemente alto. 66 candidatos de 63 países, incluyendo cuatro campeones continentales, colegas de entre 21 y 58 años...¡qué grupo! Fue un gran honor compartir toda una semana con ellos y aprender de sus experiencias.

Por supuesto muchos de nosotros nos conocíamos y entrenamos juntos antes, lo cual es un indicador de una de las características centrales de nuestra industria: la amistad a nivel global. Y gracias a este gran grupo con ideas afines, la sommellerie como tal continúa creciendo, expandiéndose a nuevos continentes y ciudades y la profesión sigue evolucionando en la medida en que más aprendemos unos de otros. 

 

Sos muy joven y nos gustaría saber un poco más de Marc, la persona: ¿cómo fue que comenzaste y porqué elegiste esta profesión?

MA: Ya en la escuela sabía que quería ir hacia la industria hotelera. Siempre me gustó viajar, conocer gente de todo el mundo e idiomas. Con 17 años comencé a entrenarme en el hotel de mi ciudad natal. Pronto me enamoré del vino y otras bebidas, y tuve suerte de tener mentores que potenciaron mi pasión y competencias, llevándome a degustaciones, viajes e incluso a una cosecha en Ahr.

Una vez que terminé con mi entrenamiento estaba seguro que quería ser sommelier de tiempo completo, y me las arreglé para encontrar una gran sommelier que me enseñara todos los trucos en un hermoso restaurant en la región de Rheingau. Además del Reisling, allí también entendí mucho sobre vitivinicultura, ya que los viñedos y los winemakers estaban muy cerca. Fue también allí cuando comencé a competir, antes de tener mi primer trabajo como Head Sommelier poco después.

Para mí la profesión es muy intrigante y divertida por muchas razones: te ocupas de la gente, nunca dejas de aprender, trabajas en una industria dinámica, hay tendencias que descubrir y al mismo tiempo muchos eventos, luego vuelves a casa, tienes hojas de Excel y capacitaciones para el personal que atender, y al mismo tiempo pasas tu tiempo libre viajando a algunos de los lugares más lindos e interesantes del mundo…¿qué más puedes pedir?



 

¿Qué opines de los vinos de Argentina? ¿Cuál es tu varietal preferido?

MA: Los vinos argentinos han estado siempre en todas mis listas de vinos, y me encantaría poder ir a Sudamérica un día y visitar las bodegas. Es genial poder ver cómo las distintas sub regiones comenzaron a emerger y los nuevos winemakers están cambiando su estilo de manera positiva. Para mí, honestamente, el malbec es mi varietal argentino favorito, especialmente aquellos que provienen de temperaturas más cálidas y /o de regiones altas. Me encanta su fuerza combinada con un delicioso sabor a fruta, lo cual lo hace un compañero muy versátil servido en las mesas del salón comedor.


¿Cuáles son los consejos que te gustaría darle a los sommeliers profesionales en su trabajo diario? 

MA: Encuentren un gran mentor que pueda compartirles sus experiencias. Viajen, prueben y aprendan lo más que puedan. Sigan desafiándose a sí mismos buscando nuevas tendencias, nuevas regiones, nuevas uvas, nuevas formas de armar su lista de vinos, nuevas ideas sobre marketing y eventos…Siempre pongan primero al invitado en todo lo que hagan, y luego asegúrense que la cosa funcione. Y manténganse positivos, humildes y curiosos.

Social Links