Editorial

Por Matías Prezioso 

Las últimas semanas estuvieron marcadas, sin dudas, por el Mundial de Sommeliers. En Bélgica, Martín Bruno dio continuidad a un legado por el cual la sommellerie argentina continúa como una referencia indiscutida a nivel continental e internacional. El entrar a una semifinal o final, el ocupar los puestos de arriba en un concurso de las Américas o del Mundo es algo que se volvió más una costumbre que una excepción, lo cual nos llena de orgullo porque demuestra el conocimiento y nivel que la profesión posee en Argentina. 

Personas como Martín, como en otras ocasiones fueron Paz Levinson, Agustina De Alba, María Mendizábal y Flavia Rizzutto son personalidades que levantan la vara de la sommellerie y el vino argentinos. Como ellos, hay cientos de sommeliers que hacen un trabajo diario por comunicar las bondades del vino, dirigiendo sus carreras al ámbito del servicio pero hoy también a la educación, la prensa, las capacitaciones, el marketing y el comercio exterior. 

En la Asociación Argentina de Sommeliers estamos orgullosos de representantes como Martín, no sólo por los resultados sino más importante aún por la motivación, la humildad, la autosuperación constante y por el trabajo en equipo, que permiten crear un colectivo de sommeliers cada vez más pujante en Argentina.

En la segunda mitad de 2019 tendremos una nueva edición del concurso Mejor Sommelier de Argentina. Quienes lean estas líneas, por favor anímense… no se pierde nada y se gana todo. Y tal vez puedas ser la persona que represente a Argentina en el Mundial 2022!


Matías Prezioso,

Presidente AAS.

Social Links