La primera Grüner Veltliner de Argentina

Se trata de una variedad blanca típica de climas fríos, principalmente destacada en tierras austríacas, que muestra un racimo de tamaño medio a grande con una piel muy final que permite la fácil extracción del jugo y que como planta es muy regular en su producción, pareja en cada vendimia en cuanto a su rendimiento.

Con esta variedad se obtienen vinos con un sutil aroma a frutas blancas, como la pera o el durazno chato blanco. En boca es redondo, muy equilibrado y armónico entre su nariz y su boca.

Hace un par de años se estudió mejor su ADN para esclarecer una continua confusión por la cual se lo emparentaba con sus dos parientes, el Riesling y el Chardonnay, pero hoy en día ya se la reconoce como una variedad en sí misma.

Hacia el 2000 surge la idea de traerla a Argentina para honrar a la familia fundadora de la bodega, también de raíces austríacas. “La primera vez que usamos Grüner Veltliner fue como base de 101 Bubbles, un espumante que hacemos con el método charmat, donde la segunda fermentación tiene que ser muy corta y rápida, para luego dejarla en tanques un par de meses y luego pasarla a botella”, explica David. Es un espumante que se exporta en su totalidad. Las primeras botellas se enviaron a Estados Unidos, donde ya tenían experiencia en esta variedad,  en las zonas de Oregon y Washington. “Las primeras botellas que hicimos no indicaban en su etiqueta la variedad “Grüner Veltliner”, pero en un futuro sí podremos hacerlo. Con esto, estamos tratando de hacernos nuestro espacio en Estados Unidos”, dice el enólogo.


Tras la primera incursión en el uso de este varietal, David fue un paso más allá, primero cultivada en Agrelo, de donde ha salido la cosecha 2018, y en Valle de Uco, de donde saldrá la próxima edición. “Son dos tipos de suelo distintos, Valle de Uco con un clima de altura más frío, pero creo que obtendremos buenos resultados, distintos en ambos casos, pero muy buenos”. David explica que la cosecha 2019 está estipulada para que arranque cerca del 20 de febrero, ya que las manifestaciones climáticas desarrolladas en los últimos días hicieron que se retrasara la recolección unos diez días.

Ambas fincas se plantaron en terrenos nivelados, llanos, eligiendo el parral para Agrelo y el espaldero para Valle de Uco.

Finca La Colonia Grüner Veltliner 2018: Presenta un color amarillo pálido con reflejos verdosos. En nariz se perciben notas florales con toques dulces de fruta blanca y su sabor refrescante refleja su buena acidez. 

Si bien por el momento este vino solo exporta, Norton tiene previsto lanzarlo próximamente en Argentina.

Social Links