¿El Señor de Pomerol?

La zona de Pomerol, situada a unos 29 km. al este de Burdeos, Francia es una región de unas 800 hectáreas justo en la parte oeste de la gran región de Saint-Émilion en donde se pueden encontrar  120 Chateau.  En el Chateau La Violette y el Chateau Le Gay,  ambos propiedad de la Familia Peré-Vergé al igual que Bodega Monteviejo, es donde Marcelo Pelleriti viene realizando desde el 2001 de manera ininterrumpida exitosas cosechas.

¿Cómo fue que se te ocurrió mirar hacia Francia y aspirar a tener algún proyecto allí?

MP: No es que a mí se me ocurrió, la vida… la familia me llevó allí, y creo que el soñarlo profundamente forjó el destino. Claro que cuando me lo ofrecieron no dudé ni un momento. Un desafío y una oportunidad única, jamás pensé que iba a tener una oportunidad así. 

En el 2013, Catherine Péré Vergé falleció y son hoy sus hijos, Hélène, Anne-Catherine, Henri, quienes han decidido continuar el trabajo de su madre.

¿Cómo era tu relación con La Dame de Pomerol y cómo pensás que influyó en vos su carácter y tenacidad?

MP: Ella fue siempre muy exigente conmigo y con todo el equipo, lo cual forjó una búsqueda de excelencia constante. Siempre tuve que esforzarme muchísimo, y eso me generó mucha disciplina. Su personalidad fue siempre muy fuerte, y había que aceptar sus exigencias, también era necesario poner límites. Esto nos llevó a tener mucho respeto y afecto mutuo. Para mí fue una tremenda escuela de respeto y esmero.

¿Qué variedades hay plantadas en La Violette y Le Gay y porqué te decidiste por ellas? 

MP: Cuando llegué, ya había plantado Cabernet Franc y Merlot, la familia trabaja en base a los lineamientos de la denominación. ¿Qué implica esto?... Velar por una tradición, creer expresas esas cepas, a través de los años, mostrando su versatilidad en base a las condiciones climáticas. Sí pude mantener mi lineamiento respecto a la generación de una selección masal de Cabernet Franc con material Château Ausone, ya que han sido vinos que influenciaron mi estilo. 

¿Qué vinos salen de estos chateau y cómo fue para vos recibir los 100 puntos de Robert Parker para el Chateau La Violette 2010?

MP: Recibir ese puntaje fue una validación internacional, fue un tremendo logro, fruto de mucho esfuerzo, pero no sólo mío, de todo el equipo y de la naturaleza. Me emocionó mucho ese reconocimiento, y creo que fue un hito importante para la enología argentina, no por mí, sino por el camino que se traza con este tipo de referencia. Siempre hay rédito por el detalle, jamás hay que creer en lo cualitativo pensando que no generará su aporte, la suma de detalles siempre impactan en el resultado.

En 2014, los hijos de Catherine Péré Vergé para homenajearla encargaron la confección de una historieta que reflejara la vida de su madre con un tono cómico: La Dame de Pomerol. Hoy, después de todo tu trabajo con la familia en los dos continentes, de la relación especial con Catherine, de las experiencias y logros obtenidos y de la confianza con la que los Peré-Vergé depositaron en tus manos la guía de estas bodegas, ¿podemos decir que son “El Señor de Pomerol?

MP: No me siento el señor de Pomerol, me siento argentino y puntualmente mendocino. Estoy seguro que Mendoza es un ejemplo para Argentina y para el mundo. Me crié en Mendoza, tal vez Pomerol me potenció y expandió mis horizontes… pero mis raíces no me las olvido jamás.

Social Links