Interes General
Doug Frost
Doug Frost: “El mundo valora que Argentina haga vinos en zonas más frescas”

Entrevista a Doug Frost

“El mundo valora que Argentina haga vinos en zonas más frescas”

El Master of Wine (MW) y Master Sommelier (MS) Doug Frost consideró que “el gran cambio del vino argentino en los últimos años está representado por viñedos que se han ido moviendo hacia lugares más frescos, donde se ha encontrado otro punto de equilibrio, que premia la calidad y la capacidad de añejamiento”.”Estos vinos son mejores”, agregó el influyente sommelier, de paso por Buenos Aires para participar de una serie de actividades organizada por la AAS.

El prestigioso sommelier estadounidense contó que viene a la Argentina desde hace más de veinte años y reconoce una evolución de estilo en los vinos.”Sentimos matices, otro punto de equilibrio y no son las bestias de gordura de otros años”, dijo Frost, que fue uno de los MS que participaron de los exámenes de la Court de Sommeliers en Buenos Aires.

Doug Frost es una de las cuatro personas que han logrado dos de los títulos más reconocidos, Master of Wine y Master Sommelier. Frost escribió tres libros: Uncorking Wine (1996), On Wine (2001), y Far From Ordinary Spanish Wine Buying Guide (2011) y actualmente es socio de una consultora de educación de vinos.

-¿Cuál es su opinión sobre el sommelier argentino?

– Lo que me gusta es que cada vez que vengo a Argentina siento que hay un sentido de hospitalidad muy fuerte. Cuando doy clínicas o cursos para sommeliers por el mundo uno aprende a detectar patrones, o cosas generales de las sommeliers en los lugares a donde uno va. Y no me pasa en todos lados de encontrar un consistencia en el sentido de la hospitalidad tan buena y tan natural como en Argentina

-¿Qué valor le da usted a esta faceta en la formación de un sommelier?

-El objetivo de un sommelier es servir a otra gente con voluntad, con alegría y con pasión. Por eso es tan bueno cuando llegás a un lugar como a Buenos Aires y encontrás una comunidad de sommeliers que ya representan estos valores de la hospitalidad. En este sentido no hace falta enseñarles nada. Ya lo saben, y lo hacen mejor que lo que yo puedo hacerlo. En Estados Unidos, por ejemplo, hay muchos sommeliers, muchos de ellos muy buenos, que se toman a si mismos de manera muy seria y que no tienen este sentido de la hospitalidad tan marcado como en Argentina.

-¿Qué le ha sorprendido o llamado la atención de los vinos argentinos?

-Vengo a visitar Argentina desde hace más de veinte años y he tenido la suerte de observar cambios en los vinos y en el foco al vino. Creo que está muy claro que existe un gran futuro para los vinos de Argentina. En particular, inclino mi entusiasmo hacia los vinos tintos más que hacia los blancos.

-¿Cómo definiría ese cambio del que habla?

-Creo que el gran cambio del vino argentino y lo que se valora en el extranjero es como los viñedos se han ido moviendo hacia lugares más frescos, permitiendo vinos de mayor calidad, que han encontrado otro punto de equilibrio que premia la calidad. Esto beneficia también la capacidad de añejamiento. Estos vinos son mejores.

-¿Cómo percibe la evolución del Malbec?

-He observado a través de los años que Argentina entendió que debía buscar variantes, diversidad y alternativas al Malbec. El mundo consumidor se aburre de las cosas después de un tiempo. La verdad es que la comunidad consumidora de vino está marcada por una tendencia hacia la novedad constante.

-¿Esos cambios es otras variedades?

-Hay otras variedades argentinas que tienen mucho potencial. Creo que la Bonarda todavía está luchando por encontrar su lugar. Tal vez sea el Syrah, o el Cabernet Franc que puede llegar a ser excepcional, de clase mundial. También es verdad que el Malbec como representante de un lugar es otro de los cambios que vemos.

-¿Y variedades blancas?

-En lo personal me gusta mucho el Torrontés, soy fanático. Tengo una impresión, que tal vez esté errada, y es que la comunidad del vino argentina nunca realmente creyó totalmente en el Torrontés, en su potencial y su versatilidad. Me da la sensación que hoy en día no es el foco de las bodegas.

 

No se han registrado comentarios.
dejar un comentario