Concursos
MSA17
Lo que dejó el Concurso #MSA17

El Concurso Mejor Sommelier de Argentina 2017 fue el evento del año para la profesión y el vino argentino en una memorable Gran Final con casi 600 personas en la Usina del Arte. Martín Bruno se convirtió en el Mejor Sommelier de Argentina con una notable performance, las bodegas volvieron a dejar claro su apoyo para la Asociación Argentina de Sommeliers (AAS) que dejó un fuerte mensaje de unidad y de proyección federal.

Como se preveía, el Concurso fue el gran evento del año para todos los sectores vinculados a la sommellerie argentina. El evento combina la excelencia y pureza de la profesión con una cumbre nacional de la sommellerie argentina y una fuerte afirmación de la importancia de nuestra profesión.

Esta séptima edición del MSA dejó muchas cosas importantes para el análisis. Estas son tres de las reflexiones a destacar:

 

La consagración de Martín Bruno

Cuando Martín Bruno tuvo su primera experiencia en un Concurso Mejor Sommelier de Argentina, allá por el 2010, estaba empezando a cimentar su consagración del 30 de octubre del 2017. En el medio pasaron los concursos nacionales 2012 y 2014, el Concurso ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas 2015 y el Mundial 2016. “Creo que desde el primer concurso en que te presentás, te empezás a preparar para el que eventualmente ganás”, deslizaba Martín, pocos días después de convertirse en el mejor sommelier del país.

La reflexión de Martin resume muy bien esta noción de que un gran sommelier accede a un nivel superior, a un nivel de elite, con el tiempo. Porque el tiempo aporta y complementa el conocimiento del estudio. Desarrolla las condiciones técnicas y expande el conocimiento con viajes, experiencias, crecimiento personal y profesional. También el tiempo confirma que los grandes logros requieren tenacidad, dedicación, y, seguramente, alegre confianza.

Por esto, la consagración de Martín, a sus 34 años, es, entre otras cosas, una clara inspiración para todos los sommeliers. Los logros se van construyendo con el tiempo. Martín, que arrancó como bartender junto a Federico Cuco, tuvo su flechazo con el vino mientras trabajaba en Nueva Zelanda como bartender y camarero en el restaurant Boardwalk hace más de 10 años.

En 2007 regresó a Buenos Aires y trabajó con Hernán Gipponi, en su restaurant Tipula y luego, desde el 2010, en HG, donde Andrés Rosberg era Sommelier Ejecutivo. La carrera de Martín tomó velocidad en el 2013: primer semestre junto a Julián Díaz y Tato Giovannoni como sommelier en Florería Atlántico; segundo semestre como pasante en sommellerie en el Restaurant Michel & Sébastien Bras, en Laguiole, Francia; y en diciembre es nombrado sommelier de TEGUI, donde aún sigue vinculado como sommelier ejecutivo.

Actualmente, Martin es el Brand Ambassador de Pernod Ricard y docente en el Centro Argentino de Vinos y Espirituosas (CAVE).

El gran nivel afianza el liderazgo continental

El nivel elevado de los competidores dejó otro mensaje fuerte, tanto para los asistentes como para los jurados, que pudieron seguir las pruebas de las semifinales con los 20 concursantes. Además, el gran respaldo del sector – más de 70 bodegas auspiciantes, además de las instituciones más representativas del vino argentine y empresas de cristalería, agua, café, quesos y hotelería – parecen haber consolidado un frente tan compacto como vital para mantener a la sommellerie argentina como una de líderes continentales.

Las finalistas Valeria Gamper y Stefanie Paiva, que acompañaron a Martín Bruno en la impactante Gran Final, se mostraron en gran forma. De hecho, Valeria garantizó su plaza para competir en el Concurso ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas, Canadá 2018. Si bien se difunden pocos detalles de la semifinal, el nivel general de los 20 competidores dejó muy entusiasmados al jurado con vistas a la proyección de las nuevas camadas de sommeliers.

La organización no sólo de la final sino de la gran jornada del 30 de Octubre en la Usina del Arte fue también un fuerte mensaje del nivel de compromiso de la AAS con la excelencia de la profesión. Los asistentes disfrutaron tanto de una impactante final, como también de una feria de vinos con calidad integral en su propuesta: vinos de alta gama, gastronomía de calidad y una asistencia unánime del trade.

Tanto los socios como los sponsors de la Asociación apreciaron la importancia de tener involucrados en el Concurso a varias de las personalidades más importantes de nuestra profesión a nivel continental y mundial. Es un orgullo para el sommelier argentino haber tenido entre los jurados a los presidentes de la entidad mundial y continental de nuestra profesión. Andrés Rosberg, Presidente de la Association de la Sommellerie Internationale (ASI); Ricardo Grellet, Presidente de la APAS (Alianza Panamericana de Sommeliers) además de otros destacados jurados internacionales; Michelle McCarthy, Ex-Presidente de la Canadian Association of

Professional Sommeliers y responsible de la organización del próximo Concurso ASI & APAS Mejor Sommelier de las Américas, Canadá 2018.

La transmisión en vivo por streaming y pantalla gigante fue otra de las nuevas apuestas para un Concurso argentino, que se renueva para respaldar al sommelier argentino en su proyección nacional e internacional. Hubo al menos 3.000 espectadores por todo el mundo que siguieron en directo cada instancia del Concurso. La audiencia tuvo picos altos de espectadores en muchos países del mundo. Los diez países donde más gente se conectó para ver el Concurso (además de Argentina) fueron: Brasil, Estados Unidos, Chile, Uruguay, España, Italia, Francia, Mexico, Australia y Venezuela.

 

 

La sommellerie unida y con proyección en todo el país

El Concurso dejó sensaciones de alegría por todos lados. De hecho, la voluntad de toda la Comisión Directiva de crear un ambiente inclusivo para unir a todos los sommeliers de Argentina y extender actividades por todo el país quedó bien expuesta. Así también lo marcaron Matías Prezioso y Valeria Mortara, presidente y vice de la Asociación, en sus discursos y charlas con los socios.

La presencia de las campeonas Flavia Rizzuto, María Mendizabal y Agustina de Alba (la cuarta campeona Paz Levinson, miembro de Comisión Directiva, no vive en el país) fue una gran alegría para todos, especialmente para los sommeliers que llevan menos tiempo en la profesión y tuvieron la ocasión de compartir charlas con las tres referentes. Además, la presencia de las escuelas de sommellerie volvió a ser rotunda y comprometida.

Para la Asociación no es un dato menor la presencia de sommeliers de todo el país ya sea como participantes del concurso o como espectadores. El detalle afirma la sensación de que la Asociación sigue avanzando en su voluntad de conectar más y mejor con todas la provincias argentinas. También se notó una fuerte cobertura de prensa con enviados de o corresponsales de Rosario, Mendoza, Córdoba, Salta, Tucumán, Rio Negro, La Rioja, Neuquén, Bahía Blanca o Mar Del Plata.

Durante el 2018 la AAS irá comunicando actividades previstas para afianzar y extender el vínculo con los sommeliers de todas las provincias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No se han registrado comentarios.
dejar un comentario