Destacados
Campeonas Sommeliers Argentinas
Concurso MSA 2017: Historias secretas de las campeonas

Flavia Rizzuto, María Mendizabal, Agustina de Alba y Paz Levinson son las ganadoras de las seis ediciones del Concurso Mejor Sommelier de Argentina (MSA), que comenzó en el 2002. Estas cuatro profesionales, referentes por su capacidad y su éxito sostenido, revelan detalles y recuerdos de los Concursos Mejor Sommelier de Argentina, cuentan cómo haber ganado el certamen les cambió la carrera y dejan algún consejo para los competidores.

Dice Flavia Rizzuto, directora del Centro Argentino de Vinos y Espirituosas (CAVE), que cuando salió a competir en el primer Concurso Mejor Sommelier de Argentina en 2002 estaba tan nerviosa que no se acuerda de nada. Salvo de la sensación de haber disfrutado el momento. Flavia ganó ese certamen.

Al Concurso siguiente, en el 2006, María Mendizabal, Brand Ambassador de Bodega Budeguer, resulta la ganadora. A más de diez años, María recuerda el cimbronazo que fue ganar el Concurso “La prensa argentina se revolucionó, llegué a ser tapa un domingo de uno de los diarios de mayor tirada en nuestro país”, se emociona María.

Si bien hoy en día Paz Levinson es uno de los nombres más reconocidos en la sommellerie mundial, la sommelier de Bariloche recuerda que cuando se anotó por primera vez al Concurso, en 2008, nunca pensó que se estaba embarcando en una historia sin vuelta atrás. “Sólo quería hacer un examen. Y fue un viaje de ida! Mucho más que un examen, fue la posibilidad de mostrar nuestro labor cotidiano”, agrega.

FLAVIA RIZZUTO
Mejor Sommelier de Argentina 2002

1-¿Qué detalles o cosas especiales recordás del concurso que fuiste campeona?

Fue hace mucho en 2002! Me acuerdo del momento que estaba fuera del salón atrás de las puertas, me ponían el micrófono, me hablaban, yo casi no podía escuchar nada, respire hondo y me dije lo mejor que puedo hacer es tratar de disfrutar las pruebas. Se abrieron las puertas y mucho no me acuerdo pero si me que lo pude disfrutar!

2- ¿Qué consejos le darías a los sommeliers que se están preparando para el concurso, o a los que no se anotaron y quizá se anotarán en las próximas ediciones?

Creo que prepararte para un concurso te da profundidad de conocimientos, te ayuda a investigar y estudiar temas que tal vez de otra manera no lo harías. Para mi una de las cosas mas importantes que te da un concurso es poder medirte a vos mismo. Nunca sentís que estas lo suficientemente preparado pero hay que animarse a vivir la experiencia que es única!

3- ¿Qué impacto tuvo en tu carrera haber competido en los concursos?

El concurso del 2002 fue el primer concurso nacional y el mundial del 2004 fue el primero en el que participo Argentina. Fue de gran impacto para toda la sommellerie del país ya que le dio un impulso a nuestra profesión.

MARÍA MENDIZABAL
Mejor Sommelier de Argentina 2006

1- ¿Qué detalles o cosas especiales recordás del concurso que fuiste campeona?

Emoción, creo que es esa la palabra justa, aquella me mezcla alegría y nervios. Participé en el año 2006, era el segundo certamen y había asistido a su primera edición. Cuando me decidí a presentarme tuve claro que necesitaba estudio, práctica y preparación. Así fue como los últimos meses previos conté con el apoyo de grandes profesionales que me ayudaban a estudiar, me tomaban el tiempo y performance en la prácticas de servicio y sobre todo me entrené mucho en vinos y bebidas de todo el mundo. Una vez preparada me presenté segura, sabiendo que iba a dar lo mejor de mí. Vuelve la palabra emoción a mi mente, lo bello que es poder brindar un examen frente a tantos referentes de la industria, me refiero a colegas nacionales e internacionales, periodistas, empresarios, restaurateurs, bodegueros, etc. Puedo asegurar que fue una de los días más felices de mi vida, amo mi profesión y amo tener la posibilidad de poder comunicarla!

2- ¿Qué consejos le darías a los sommeliers que se están preparando para el concurso, o a los que no se anotaron y quizá se anotarán en las próximas ediciones?

Todo Sommelier sabe que una vez que uno se recibe recién comienza el camino y debe seguir perfeccionándose. Solo los que nos enfrentamos a mapas, Apelaciones de Origen Controlada, regiones de producción, legislaciones sabemos cuan seria y grande es nuestra profesión. Debido a la posición que ha obtenido la sommellerie Argentina en éstos últimos años estimularía a todos los profesionales con ansias de ayudar a éste crecimiento para seguir demostrando la buena formación con la que contamos. Mas allá de la formalidad de mis palabras no olvidarse que es un concurso, donde hay que divertirse en cada una de sus etapas, ésto es fundamental para ir cumpliendo cada una de las instancias.

3- ¿Qué impacto tuvo en tu carrera haber competido en los concursos?

Cuando gané el concurso estaba a cargo de Prensa y Comunicación en la Escuela Argentina de Sommeliers, a los poco días recibí un llamado de Inglaterra, era la Gerenta de Argento Wine Company quien me ofreció y acepté mudarme a Londres y convertirme en Brand Ambassador de la bodega. La prensa argentina también se revolucionó, llegué a ser tapa un domingo de uno de los diarios de mayor tirada en nuestro país. Mi carrera prosiguió en exportaciones a Estados Unidos, luego monté mi propio emprendimiento centralizado en la capacitación del cliente, charlas empresariales y asesoramiento a restaurantes. Hoy en día también soy Brand Ambassador de Bodegas Budeguer. Los Sommeliers nos hemos convertido en referentes de la industria, toda bodega, todo distribuidor o restaurante de categoría necesita de un Sommelier. Nuestra principal tarea es la comunicación, es decir, transmitir al cliente el trabajo del viñedo y bodega de una forma clara y concisa.

AGUSTINA DE ALBA
Mejor Sommelier de Argentina 2008 y 2012 

1- ¿Qué detalles o cosas especiales recordás del concurso que fuiste campeona?

Son recuerdos hermosos, muy cristalinos y muy vivos en mi memoria, sobre todo de la primera de las cuatro veces que participé. Llegué con mucha frescura, muy suelta y con esa pizca de ingenuidad que a veces te hacen disfrutar de las cosas más a fondo. Disfruté de cada uno de los cuatro concursos que participé, pero claro, el primero fue especial. No tenía nada que perder, ni tampoco sabía en qué me estaba metiendo. Luego, en los siguientes concursos ya había algo de presión.

Recuerdo bien de cómo disfrute todo el período de estudio. Me gusta mucho estudiar. Y después recuerdo claramente cómo me gustó la prueba de toma de comanda.

2- ¿Qué consejos le darías a los sommeliers que se están preparando para el concurso, o a los que no se anotaron y quizá se anotarán en las próximas ediciones?

Poder participar es una experiencia inolvidable y creo que todos los sommeliers deberían hacerlo. Al final, uno se da cuenta que el Concurso tiene valores muy lindos, y que la parte de competir es apenas uno de los muchos aspectos. Es gracias al Concurso que uno se actualiza, ordena el conocimiento, estudia, comparte catas con colegas y conoce a muchos otros sommeliers. Valoré y disfruté mucho de todos esos otros aspectos. Yo si pudiera volvería a participar. Está buenísimo y suma en experiencia.

Si tuviera que dar un consejo practico es que hay que organizar el calendario de estudio y poner objetivos por día y por semana.

3- ¿Qué impacto tuvo en tu carrera haber competido en los concursos?

En mi caso cuando gané la primera vez fue la posibilidad de hacerme conocida, de dar impulso a mi carrera en el vino. Se trata del evento más importante de nuestra profesión. Tenia 20 años y tuve mucha exposición al salir en los diarios y en el noticiero. Fue claramente el evento que definió mi ingreso al mundo del vino.

PAZ LEVINSON
Mejor Sommelier de Argentina 2010 y 2014

1- ¿Qué detalles o cosas especiales recordás del concurso que fuiste campeona?

Me anoté porque quería hacer un examen y fue un viaje de ida! Mucho más que un examen, fue la posibilidad de mostrar nuestro labor cotidiano. Me acuerdo que fue una sorpresa para mí. No me lo imaginaba si bien fui bien preparada.
La segunda vez un poco de mayor presión ya que ya había ganado una vez! Es decir quería ir a Américas y era la forma de calificar. Otra hermosa oportunidad de mostrar lo que hace un sommelier. Me acuerdo que me encantó el nivel de las pruebas, la teórica y las prácticas. Sentí que había cambiado y que todos habíamos crecido en conocimiento. Me tuve que volver a adaptar al español ya que venía entrenando en inglés y trabajando en francés.

2- ¿Qué consejos le darías a los sommeliers que se están preparando para el concurso, o a los que no se anotaron y quizá se anotarán en las próximas ediciones

Les aconsejo que estudien mucho pero que el concurso no es solo lo teórico sino lo práctico también. Hay que ser bueno en todo. Tal vez a veces queremos deslumbrar con algo puntual pero personalmente prefiero ser consistente en todos las partes del concurso más que resaltar sólo en una parte. El concurso es una sumatoria de puntos por lo que hay que trabajar todos los aspectos. Hay que focalizarse en el lado débil para poder superarlo. Ponerse metas propias (más allá del resultado del concurso) por ejemplo decirse: me gustaría mejorar mi cata a ciegas, quiero mejorar mi teoría etc etc. El proceso es muy enriquecedor.

3- ¿Qué impacto tuvo en tu carrera haber competido en los concursos?

Creo que me dio más confianza al dar conferencias, clases o al estar frente a muchas personas. Si bien eso lo hacía antes de los concursos, el concurso en sí (exponerse más) y estar en una final me ayudó en ese aspecto.
El concurso me afianzó lo que intuía, que me gusta estudiar mucho, que amo hacer el link entre productor y consumidor y que puedo profundizar en muchos aspectos.

En Francia los concursos tienen una dimensión que en otros países ocupa el MS o el MW. En ese sentido me ayudó mucho para continuar mi carrera en un país tradicional donde, al comienzo, ni siquiera hablaba el idioma.

No se han registrado comentarios.
dejar un comentario