Actualidad
Andrés Rosberg - Nuevo Presidente ASI
Andrés Rosberg: “Nuestros sommeliers son cada vez más respetados en el mundo”.

Andrés Rosberg, presidente de la ASI

En una charla a fondo con LetrAAS, el Presidente de la Asociación de la Sommellerie Internacional (ASI), Andrés Rosberg, cuenta cómo ven al sommelier argentino en el mundo, habla del liderazgo de la AAS en la región y de los nuevos desafíos de la profesión a nivel mundial.

La elección de Andrés Rosberg como presidente de la Asociación de la Sommellerie Internacional (ASI) abre un nuevo panorama para la entidad madre de las asociaciones de esta profesión. El actual vocal y ex presidente de la AAS adelanta que se va a ver una ASI “abierta, participativa e involucrada activamente en la promoción de la sommellerie a nivel global”.

Rosberg, quien le ganó la elección por la presidencia de la ASI al francés Serge Dubs por 29 votos contra 24, cree además que habrá un crecimiento del liderazgo de la AAS a nivel regional e internacional. Considera que la AAS se posiciona como “referente a nivel internacional” y explica que este factor servirá para incrementar el apoyo del sector, que es “clave para seguir desarrollando la sommellerie en todo el país y para reforzar el liderazgo regional”.

¿Qué puede cambiar para el sommelier argentino y la AAS tu llegada a la presidencia de la ASI?

– Mi llegada a la presidencia de la ASI es parte de un proceso que ya se viene dando desde hace años, y que espero se profundice: Nuestros profesionales están cada vez mejor formados, son cada vez más competitivos, y, por ende, son cada vez más reconocidos -tanto por los sectores gastronómico y vitivinícola a nivel nacional como por la sommellerie internacional. El resultado, lógicamente, es que el prestigio y la demanda por nuestros profesionales vayan en aumento, tanto en Argentina como en el resto del mundo.

¿Cómo ves el rol de la AAS dentro de la ASI?

-La AAS debe ser protagonista de los foros internacionales si queremos desarrollar la sommellerie local y hacer un aporte a la vitivinicultura y la gastronomía argentinas. Por eso en 2007 fuimos co-fundadores de la Alianza Panamericana de Sommeliers, en 2009 organizamos un concurso panamericano, en 2012 una asamblea general de la ASI que congregó a todos los presidentes de las asociaciones nacionales de sommeliers del mundo, y en 2016 fuimos anfitriones del Concurso ASI Mejor Sommelier del Mundo Argentina, que fue un éxito. Posicionarnos como referentes a nivel internacional nos sirve también para obtener los apoyos del sector que nos permiten desarrollar la sommellerie en el país y para legitimar nuestro liderazgo regional, entre otras cosas.

¿Desde  tu experiencia, cómo ven el sommelier argentino en el mundo, y el vino argentino?

-Tanto nuestros sommeliers como nuestros vinos son cada vez más respetados en el mundo. Es evidente que hay gran calidad y enorme potencial en ambos rubros. A nivel de los vinos argentinos, el salto cualitativo que ha dado el Malbec y la aparición cada vez más frecuente de nuevas variedades, estilos y zonas productoras de alta gama están dando que hablar. Y la brillante performance de nuestra candidata Paz Levinson -que obtuvo el cuarto puesto en el último mundial y el triunfo en el último panamericano- han impactado profundamente en el reconocimiento de nuestros profesionales a nivel internacional. Todavía nos queda mucho camino por recorrer, pero el consenso en el mundo es que estamos en el camino correcto.

¿Hacia dónde va la sommellerie mundial?

-La sommellerie internacional es un escenario amplio y dinámico en el que se cruzan múltiples tendencias -que además son complejas, varían con el tiempo, y no son siempre uniformes. Lo que es seguro es que vamos a ver una ASI cada vez más abierta, más participativa, y más involucrada en la promoción de la sommellerie a nivel global. Hay muchos países en los que la sommellerie no existe, o en los que existe pero todavía no se han incorporado a la ASI, por ejemplo, que debemos convocar. Hay que adaptarse también a tiempos cambiantes que demandan mayor flexibilidad y capacidad de reacción. Las explosión de las redes sociales, por poner un ejemplo, amplifica la voz y el alcance de las recomendaciones de los sommeliers. Creo que vamos a un mundo en el que los sommeliers jugarán un rol cada vez más mayor, en el que las asociaciones de sommeliers nacionales y mundial deben jugar un rol preponderante.

 

¿Cuáles son los referentes en el mundo de la sommellerie que un sommelier argentino no puede dejar de leer, o observar para perfeccionarse? 

-Hay un antiguo proverbio que dice “si quieres ir rápido, camina solo, pero si quieres ir lejos, camina acompañado”… Cualquier sommelier del mundo que quiera perfeccionarse debe participar de su asociación nacional de sommeliers -o incluso fundarla, en caso de que no exista ninguna en su país. La construcción colectiva permite acceder a seminarios, catas, información, y a un nivel de perfeccionamiento a través de la interacción y la competencia con los pares que de otra manera son difíciles, sino imposibles, de conseguir. Por supuesto que la ASI a nivel mundial, la Court of Master Sommeliers en Estados Unidos y en el Reino Unido, los ganadores de los concursos de sommeliers continentales y mundiales, los sommeliers de los mejores restaurantes del globo, son los referentes a seguir -a lo que sin duda hay que sumar visión, inteligencia y esfuerzo para perfeccionarse.

¿Qué significa llegar a la presidencia de la ASI?

-Llegar a la presidencia de la ASI implica un reconocimiento a la trayectoria que ha tenido la AAS y una enorme responsabilidad. Es un desafío sin precedentes: Haciendo la excepción de dos japoneses, es la primera vez en los casi cincuenta años de historia de la ASI que la presidencia no está a cargo de un europeo… Es muy estimulante, personalmente lo vivo como un gran honor y como una oportunidad de devolverle mi pequeño granito de arena a una profesión que amo.

¿Cuáles son los desafíos de la profesión a nivel mundial?

-Tenemos que trabajar por mejorar la calidad de vida de los sommeliers alrededor del mundo y unificar estándares de servicio -es inaudito que no nos podamos poner de acuerdo en temas tan básicos como si un sommelier debe probar el vino antes que el comensal o no, por poner un ejemplo simple, pero gráfico al mismo tiempo. Hay que pensar la sommellerie del futuro, ya que hoy existen sommeliers trabajando en áreas como la comunicación, la docencia o la distribución de vino y otras que vienen a ampliar al concepción tradicional del sommelier en el restaurante u hotel. Tenemos que comunicar más y mejor, y lograr que, en esta era del individualismo, los jóvenes sommeliers comprendan la importancia de la participación colectiva en la proyección de nuestra profesión al futuro… La colaboración entre profesionales, asociaciones nacionales de sommeliers y la ASI será vital para encarar los múltiples desafíos que afrontamos. Yo soy optimista: Creo que se vienen grandes tiempos para la sommellerie en el mundo…

-Arvid Rosengren, mejor sommelier del mundo 2016, decía que el rol del sommelier en el mundo contemporáneo es mantener la excelencia pero replantear ciertas normas del protocolo extremo. ¿Es una postura común a la nueva generación de profesionales?    

-Por supuesto que en los concursos de sommeliers hay que seguir un protocolo. Pero así como no todos los chefs se dedican a la alta cocina y pueden enfocarse en platos más casual, también los sommeliers pueden -y deben- adecuar el nivel de las normas de protocolo que siguen al nivel de formalidad -o informalidad- del restaurante en el que trabajan. Lo que creo que sí está sucediendo es que se está reformulando la escena del fine dining, y, como es lógico, la sommellerie está acompañando ése proceso.

 

 

No se han registrado comentarios.
dejar un comentario