Bodegas Argentinas
Cubas Alta Vista
Alta Vista y las primeras cubas esféricas del país.

Alta Vista y las primeras cubas esféricas del país.

La incorporación de las las cubas esféricas de hormigón Galileo fueron una de las principales novedades este año en la Bodega Alta Vista. Estos recipientes, únicos en el país, se crearon a escala para la estructura de producción de la bodega.

Las cubas Galileo tienen un tamaño que se adapta a la extensión real de nuestras parcelas. En palabras de Didier Debono, head winemaker de la bodega se trata de “un diseño innovador que permite mantener una temperatura interior homogénea en toda la superficie, lo que posibilita un control eficiente de la fermentación”. Debono explica que además, las cuba esféricas ofrecen una “mejor relación de superficie de contacto entre sólido y líquido porque cuando los sólidos suben se vuelven a hundir solos gracias a las curvas propias de la pileta”.

El enólogo considera que el aporte de la cuba al producto final es importante. “En la maceración post fermentativa se puede lograr una extracción de taninos más constante y pareja gracias a la posibilidad de controlar mejor la temperatura y obtener, así, vinos más redondos”, explica Debono. En esta etapa inicial, las cubas serán utilizadas para la vinificación de Alta Vista Alto y Single Vineyard.

Un proyecto a medida

La idea de desarrollar las cubas Galileo surgió entre Didier Debono y Alejandro Reboredo, arquitecto asesor que participó en el proceso de adaptación y rediseño de la bodega en base a la estructura original. Debono, por su parte, es un actor clave de Alta Vista, ya que lideró el equipo enológico entre 2002 y 2007, colaboró como asesor externo y a fines de 2016 regresó a la bodega para comandar nuevamente la elaboración de nuestros vinos. Ambos trabajan juntos desde hace más de 15 años y tienen amplia experiencia en el desarrollo de cubas de hormigón de distintas figuras y capacidades especialmente pensadas para maceración, elaboración y guarda de vinos de alta gama.

A fines de 2013, mientras trabajaban en dos proyectos en Chile, surgió la necesidad de contar con recipientes de hormigón especiales para pequeños volúmenes. Era necesario que estos fueran livianos, transportables y aptos tanto para la vinificación como para la crianza ya que serían destinados a la elaboración y conservación diferenciada de pequeñas parcelas de viñedos. Inicialmente pensaron en pequeñas cubas cuadradas u ovoides pero mientras buscaban una forma simple de construirlas tuvieron la idea de hacerlas esféricas, un diseño que hasta entonces no se había utilizado nunca en recipientes de hormigón para vino. A partir de allí desarrollaron la idea, solicitaron la patente y construyeron los primeros prototipos.

Tras dos años de desarrollo, con la experiencia y los buenos resultados obtenidos como testigo, el equipo enológico de Alta Vista decidió incorporar cubas Galileo para la elaboración de vinos de alta gama. De esta manera, se convirtió en la primera bodega de la Argentina en implementarlas.

No se han registrado comentarios.
dejar un comentario